=
Buscar

- Resultados

Si usted no encuentra lo que necesita, intenete nuevamente con otra combinación de palabras.

310

Queridos amigos:

Me complace tener esta oportunidad de encontraros durante mi visita al Reino de Marruecos. Es una ocasión que me permite expresaros nuevamente mi cercanía y hacer frente con vosotros a esta herida grande y dolorosa que continúa desgarrando los inicios de este siglo XXI. Herida que clama al cielo, y por eso no queremos que nuestra palabra sea la indiferencia y el silencio (cf. Ex 3,7). Mucho más cuando se constata que son muchos millones los refugiados y los demás migrantes forzados que piden la protección internacional, sin contar a las víctimas de la trata y de las nuevas formas de esclavitud en manos de organizaciones criminales. Nadie puede ser indiferente ante este dolor.

Agradezco a Mons. Santiago sus palabras de bienvenida y el compromiso de la Iglesia en favor de los migrantes. También agradezco a Jackson por su testimonio, y a todos vosotros, migrantes y miembros de las asociaciones que están a su servicio, que habéis venido aquí esta tarde para estar juntos, para fortalecer los lazos entre nosotros y que sigamos comprometiéndonos en asegurar condiciones de vida dignas para todos. Y gracias a los niños. Ellos son la esperanza. Por ellos tenemos que luchar, por ellos. Ellos tienen derecho, derecho a la vida, derecho a la dignidad. Luchemos por ellos. Todos estamos llamados a responder a los numerosos desafíos planteados por las migraciones contemporáneas,con generosidad, diligencia, sabiduría y amplitud de miras, cada uno según sus propias posibilidades (cf. Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2018).

Hace algunos meses tuvo lugar aquí en Marruecos la Conferencia Intergubernamental de Marrakech, que ratificó la adopción del Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular. «El Pacto sobre migración representa un importante paso adelante para la comunidad internacional que, por primera vez a nivel multilateral y en el ámbito de las Naciones Unidas, aborda el tema en un documento relevante» (Discurso a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, 7 enero 2019).

Este Pacto nos permite reconocer y tomar conciencia de que «no se trata solo de migrantes» (cf. Tema de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2019), como si sus vidas fueran una realidad extraña o marginal que no tuviera nada que ver con el resto de la sociedad. Como si su condición de personas con derechos permaneciera “suspendida” debido a su situación actual; «en efecto, un migrante no es más humano o menos humano, en función de su ubicación a un lado o a otro de una frontera».[1]

Lo que está en juego es el rostro que queremos darnos como sociedad y el valor de cada vida. Se han dado muchos pasos positivos en diferentes ámbitos, especialmente en las sociedades desarrolladas, pero no podemos olvidar que el progreso de nuestros pueblos no puede medirse solo por el desarrollo tecnológico o económico. Este depende sobre todo de la capacidad de dejarse conmover por quien llama a la puerta y que con su mirada estigmatiza y depone a todos los falsos ídolos que hipotecan y esclavizan la vida, ídolos que prometen una aparente y fugaz felicidad, construida al margen de la realidad y del sufrimiento de los demás. ¡Qué desierta e inhóspita se vuelve una ciudad cuando pierde la capacidad de compasión! Una sociedad sin corazón… una madre estéril. Vosotros no estáis marginados, estáis en el centro del corazón de la Iglesia.

He querido ofrecer cuatro verbos —acoger, proteger, promover e integrar— para que quien quiera ayudar a hacer esta alianza más concreta y real pueda involucrarse con sabiduría en vez de permanecer en silencio, ayudar en lugar de aislar, construir en vez de abandonar.

Queridos amigos, me gustaría insistir sobre la importancia de estos cuatro verbos. Forman como un marco de referencia para todos. De hecho, en este compromiso estamos todos implicados —de diferentes maneras, pero todos implicados—, y todos somos necesarios para garantizar una vida más digna, segura y solidaria. Me gusta pensar que el primer voluntario, asistente, socorrista y amigo de un migrante es otro migrante que conoce en primera persona el sufrimiento del camino. No se puede pensar en estrategias a gran escala, capaces de dar dignidad, limitándose solo a acciones de asistencia al migrante. Son indispensables, pero insuficientes. Es necesario que vosotros, migrantes, os sintáis como los primeros protagonistas y ejecutores en todo este proceso.

Estos cuatro verbos pueden ayudar a crear alianzas capaces de recuperar espacios donde acoger, proteger, promover e integrar. En definitiva, espacios para dar dignidad.

«Considerando el escenario actual, acoger significa, ante todo, ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino» (Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2018). De hecho, la ampliación de los canales migratorios regulares es uno de los principales objetivos del Pacto Mundial. Este compromiso común es necesario para no otorgar nuevos espacios a los “mercaderes de carne humana” que especulan con los sueños y las necesidades de los migrantes. Y hasta que este compromiso no se realice plenamente, habrá que afrontar la realidad apremiante de los flujos irregulares con justicia, solidaridad y misericordia. Las formas de expulsión colectiva, que no permiten un manejo correcto de los casos particulares, no pueden ser aceptadas. Por otro lado, los caminos extraordinarios de regularización, especialmente en el caso de las familias y de los menores, han de ser alentados y simplificados.

Proteger quiere decir que se garantice la defensa «de los derechos y de la dignidad de los emigrantes y refugiados, independientemente de su estatus migratorio» (ibíd.). En lo que concierne a la realidad de esta región, la protección se debe asegurar ante todo a lo largo de las rutas migratorias que, lamentablemente, son a menudo escenarios de violencia, explotación y abusos de todo tipo. Aquí también es necesario prestar especial atención a los migrantes en situación de gran vulnerabilidad, a los numerosos menores no acompañados y a las mujeres. Es esencial poder garantizar a todos una asistencia médica, psicológica y social adecuada con el propósito de devolver la dignidad a quienes la han perdido en el camino, como hacen con dedicación los trabajadores de esta estructura. Y hay algunos entre vosotros que pueden testimoniar lo importante que son estos servicios de protección, para dar esperanza durante el tiempo de permanencia en los países que los han acogido.

Promover significa garantizar a todos, migrantes y locales, la posibilidad de encontrar un ambiente seguro que les permita realizarse integralmente. Esta promoción comienza reconociendo que ninguno es un desecho humano, sino que es portador de una riqueza personal, cultural y profesional que puede aportar mucho ahí donde se encuentra. Las sociedades de acogida se enriquecerán si saben valorizar adecuadamente la aportación de los migrantes, evitando todo tipo de discriminación y cualquier sentimiento xenófobo. Debe fomentarse vivamente el aprendizaje de la lengua local como vehículo esencial de comunicación intercultural, así como toda forma positiva de responsabilizar a los migrantes respecto a la sociedad que los acoge, aprendiendo a respetar las personas y las relaciones sociales, las leyes y la cultura, para que así ofrezcan una mejor aportación al desarrollo humano integral de todos.

Pero no nos olvidemos que la promoción humana de los migrantes y sus familias empieza ya desde sus comunidades de origen, donde se debe garantizar, junto al derecho a emigrar, también el de no estar obligados a emigrar, es decir, el derecho a encontrar en la propia patria las condiciones que permitan una vida digna. Aprecio y aliento los esfuerzos de los programas de cooperación internacional y de desarrollo transnacional desvinculados de intereses parciales, que tienen a los migrantes como protagonistas principales (cf. Discurso a los participantes en el foro internacional sobre «migración y paz», 21 febrero 2017).

Integrar quiere decir comprometerse en un proceso que valorice tanto el patrimonio cultural de la comunidad receptora como el de los migrantes, construyendo así una sociedad intercultural y abierta. Sabemos que no es nada fácil entrar en una cultura que nos es ajena —ya sea para quienes llegan como para quien acoge—, ponernos en el lugar de personas tan diferentes a nosotros, comprender sus pensamientos y experiencias. Así, a menudo renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos (cf. Homilía en la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, 14 enero 2018). Integrar requiere, por consiguiente, no dejarse condicionar por los miedos y la ignorancia.

Este es un camino que hemos de recorrer juntos, como verdaderos compañeros de viaje, que involucra a todos, migrantes y locales, en la construcción de ciudades acogedoras, plurales y atentas a los procesos interculturales, ciudades capaces de valorizar la riqueza de las diferencias en el encuentro con el otro. Y también en este caso, muchos de vosotros podéis manifestar personalmente la necesidad de un compromiso como este.

Queridos amigos migrantes: la Iglesia reconoce los sufrimientos que afligen vuestro camino y padece con vosotros. Ella desea recordar, acercándose a vuestra situación particular, que Dios quiere que todos tengamos vida. También quiere estar a vuestro lado para construir con vosotros lo que sea mejor para vuestra vida. Porque todo hombre tiene derecho a la vida, todo hombre tiene derecho a soñar y a poder encontrar el lugar que le corresponde en nuestra “casa común”. Toda persona tiene derecho al futuro.

Asimismo, quisiera expresar mi gratitud a todas las personas que se han puesto al servicio de los migrantes y refugiados en todo el mundo, y hoy de manera especial a vosotros, miembros de Caritas que, en nombre de toda la Iglesia, tenéis el honor de manifestar el amor misericordioso de Dios a tantas hermanas y hermanos nuestros, así como también a todos los miembros de las demás asociaciones vinculadas. Vosotros bien sabéis y experimentáis que para el cristiano “no se trata solo de migrantes”, sino de Cristo mismo que llama a nuestra puerta.

Que el Señor, que durante su vida terrenal vivió en carne propia el sufrimiento del exilio, bendiga a cada uno de vosotros, os dé la fuerza necesaria para no desanimaros y para ser unos con otros “puerto seguro” de acogida.

Muchas gracias.

Sede de la Cáritas diocesana
Sábado, 30 de marzo de 2019

Fuente: Vatican.va


[1] Discurso de S.M. el Rey de Marruecos a la Conferencia Intergubernamental sobre las migraciones, Marrakech, 10 diciembre 2018.

    0

    El Pensamiento Social Cristiano, como conjunto sistemático de principios de reflexión, criterios éticos y directrices de acción, surge ante la necesidad de dar una respuesta ética a los desafíos que plantean los cambios sociales. Esto implica la toma de conciencia, generar dinámicas personales y sociales que favorezcan la transformación social teniendo como eje fundamental la dignidad humana. Dicha reflexión requiere de un diálogo y trabajo cercano con otras disciplinas para enriquecer, no sólo los conocimientos, sino también las metodologías, programas y procesos de enseñanza-aprendizaje para generar acciones concretas que den respuesta a las grandes necesidades de la sociedad: marginación, inequidad, corrupción y violencia. Hacer frente a esta realidad requiere de profesionales creativos, con una sólida formación ética y responsabilidad social. Ofrecer una reflexión que vincule los valores éticos-religiosos con el compromiso social, es el principal objetivo de la maestría en pensamiento social cristiano.

    Objetivo general

    Formar profesionales que aporten criterios éticos, desde el pensamiento social cristiano, en la construcción de estructuras sociales, económicas y culturales más justas en distintos escenarios de la sociedad.

    Objetivos específicos:

    Conocer el origen y los fundamentos del pensamiento social cristiano y la aportación del magisterio latinoamericano.

    Analizar de forma interdisciplinaria los principales desafíos de la realidad social y eclesial en América Latina, particularmente en México, y confrontarlos con el pensamiento social cristiano.

    Generar, a partir del PSC, las herramientas necesarias para promover y fortalecer el compromiso social y solidario.


    Inicio: 14 de agosto de 2019
    Se requiere entrevista previa con la coordinadora



    Mtra. Wanda Marissa Rodríguez Mangual
    Coordinadora de la maestría en Pensamiento Social Cristiano 
    wanda.academica@imdosoc.org
    Tel. 5662-7110 ext.132

    269

    ¿Por qué celebramos el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer?

    Hagamos un poco de historia: el 8 de marzo de 1857, las obreras textiles de Nueva York dieron una gran lucha: más de 100 obreras tomaron la fábrica en que trabajaban para exigir 10 horas de trabajo en vez de 16, protestaron por los bajos salarios que recibían, por las condiciones insalubres en que se veían obligada a trabajar y por los abusos de los patrones.

    La lucha duró 13 semanas bajo la proclama “Estamos en huelga por un trato humano”, la respuesta de los patrones no sólo fue el despido, sino que, para asombro de la sociedad de ese tiempo, quemaron la fábrica con las obreras adentro.

    Otro hecho importante que se ha tomado en cuenta para celebrar este día fue que, en 1908, nuevamente en Nueva York, 20 mil obreras textiles (la mayoría inmigrantes) se organizaron en una huelga general, que se conoce mundialmente como “El gran levantamiento”. Ellas soportaron hambre, frío, golpes y encarcelamiento hasta ganar cambios en sus condiciones de trabajo y además rompieron con la idea de que ni las mujeres, ni los inmigrantes tenían capacidad de organizarse, y demostraron por primera vez en Estados Unidos la efectividad de una huelga general.

    Más tarde, en 1910, en Copenague (Dinamarca) durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres, Clara Zetkin, una lideresa del Partido Social Demócrata de Alemania, propuso el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a la lucha de las mujeres que fueron quemadas y a las de “El gran levantamiento”. Desde entonces, esta fecha sido conmemorada por miles de mujeres en el mundo.

    En México se conmemoró este día por primera vez el año de 1932, a través de la Liga Orientadora de Acción Femenina que tenía a Elvia Carrillo Puerto como secretaria general, quien logró reunir a las principales fuerzas trabajadoras femeninas del país para celebrar este día, como Frida Kahlo, Consuelo Uranga, Adelina Zendejas, Esther Chapa, entre otras, quienes contaban con un amplio programa en el que destacaba la defensa de la soberanía nacional y reivindicaba el derecho al voto femenino.

    En 1975, la Organización de Naciones Unidas reconoció este día como una celebración mundial por la realización de la Primera Conferencia Mundial de las Mujeres en México. A partir de entonces, es el día de todas las mujeres del mundo.

    Hoy nos podemos preguntar qué sentido tiene celebrar el 8 de marzo. No basta con celebrarnos como mujeres, podemos aprovechar este día para reflexionar en la situación de invisibilidad, opresión, pobreza… de las mujeres y qué podemos hacer para cambiar esta situación.

    • ¿Cómo rescatamos y celebramos nuestros propios recursos como mujeres?
    • ¿Cómo perdemos el miedo y trabajamos por los derechos de las mujeres?
    • ¿Cómo estamos al lado de las mujeres que sufren las consecuencias de la injusticia, pobreza y violencia y nos comprometemos como Iglesia a denunciar estas situaciones?
    • ¿Cómo abrazamos una nueva imagen de Dios expresada también a través de símbolos femeninos, de la tierra, de la naturaleza?
    • ¿Cómo promovemos el derecho a la reflexión crítica de nuestra tradición y abordamos estudios bíblicos desde ópticas de género?
    • ¿Cómo incorporamos en nuestro hablar un lenguaje inclusivo?
    • ¿Cómo promovemos un desarrollo sostenible para todas y todos sin degradar el planeta?
    • ¿Cómo apostamos por una educación afectivo-sexual con visión amplia que posibilite el encuentro, el amor y el placer?
    • ¿Cómo reconocemos la dimensión política de la esfera privada?
    • ¿Cómo recuperamos la memoria histórica de las mujeres invisibilizadas y silenciadas?
    • ¿Cómo trabajamos por un cambio en las relaciones humanas desde la igualdad, el respeto y la democracia?
    • ¿Cómo creamos redes de mujeres, en diálogo con otros movimientos y grupos en defensa de la justicia?

    En este nuevo milenio, es importante que demos un paso adelante para comprometernos cada vez con las mujeres, no podemos seguir sosteniendo y apoyando esquemas injustos del siglo pasado, es preciso preguntarnos: ¿qué puedo hacer hoy por las mujeres para ser testigo del Evangelio de Jesús?

    Lee y medita la Palabra de Dios: Jn 8, 1-11: La mujer acusada y rehabilitada

    ¿Qué me dice hoy esta Palabra de Dios?

    ¿Qué actitud tiene Jesús ante la realidad de la mujer?

    ¿A qué me compromete el gesto de Jesús?

    Este 8 de marzo, más que felicitar a las mujeres, seas mujer o varón, comprométete a unirte a sus luchas por construir un mundo más justo, más equitativo, más cristiano.

    Mari Aranda

    Destacados