=
Buscar

- Resultados

Si usted no encuentra lo que necesita, intenete nuevamente con otra combinación de palabras.

MENSAJE DEL PRESIDENTE DEL IMDOSOC ROMÁN URIBE MICHEL

CIUDAD DE MÉXICO, 2 DE MAYO DE 2017.

Cumplo con la obligación y el gusto de informar a esta Asamblea los trabajos realizados por el Instituto en este mi último año en el honroso cargo de Presidente. Dichos trabajos se enumeran puntualmente en el material grá co que aquí presentamos, hemos sido cui- dadosos de plasmar en forma objetiva, nunca triunfalistas, las actividades y alcance de nuestra labor; sobra decir que los mismos son definitivamente producto del compromiso y entrega de nuestro personal operativo y la invaluable participación de la mayoría de nuestros consejeros en las diferentes comisiones que tuvieron a su cargo.

Quisiera mencionar y agradecer a todos y cada uno de ellos por su nombre, no lo hago por obvio de tiempo, pero permítanme resaltar el valioso apoyo que en todo momento recibí de mi Comité Ejecutivo: la maestra Lucila Servitje y el maestro Enrique Mendoza en su calidad de Vicepresidentes, al Lic. Manuel Gómez Díaz como secretario, al Lic. Sergio Castro, nuestro tesorero y a la Lic. Mary Paz Sáenz, quien a pesar de otros importantes compromisos nos acompañó como vocal.

Tanto mayor es mi gratitud hacia ellos cuanto más corto mi merecimiento de su ayuda y amistad.

Mención aparte merece, el agradecimiento a mi esposa quien ha sido tan paciente conmigo en estos tres últimos años, bueno más bien en los últimos 44 años, gracias Teté.

Pusimos nuestro mejor empeño en incidir en temas tan sensibles como el análisis y difusión de los importantes documentos pontificios generados en los últimos meses, el lacerante y urgente tema de la migración forzada que no solo a nuestro país, sino a muchas otras partes del mundo está impactando como una verdadera crisis humanitaria. El re- cuento de cursos, publicaciones, conferencias, talleres y coloquios, así como nuestra situación nanciera se encuentran en este informe, serán ustedes los mejores jueces y estamos siempre abiertos a su escrutinio y comentarios.

No puedo dejar de reconocer la siempre importante y fraterna cercanía de nuestros pastores. En este período tuvimos la gracia de reunirnos en una sesión plenaria con los 22 Obispos de las provincias de México y Tlalnepantla, con quienes hemos retomado las jornadas sociales, confío que el Espíritu Santo seguirá inspirando este trabajo de largo alcance.

El Señor permita que la nueva Presidencia y su Comité Ejecutivo con renovados ánimos den continuidad a todos estos trabajos, estoy seguro que así será pues queda en manos de católicos comprometidos e inteligentes.

En noviembre del año pasado junto a una de las estas más grandes de nuestra fe, la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, éramos testigos de la clausura del Jubileo extraordinario de la misericordia, ese año turbulento por tantas razones en que fuimos llamados por el Santo Padre a re exionar y practicar la misericordia.

No olvidemos que el Reino de Dios se hace presente ahí donde la misericordia se hace presente. Publicamos en esa misma fecha nuestro número mensual “Signo de los Tiempos”, precisamente titulado “Testigos” hacíamos un sencillo recuento de muy queridos compañeros de viaje en esta aventura llamada IMDOSOC.

Escribimos sobre Salvador Domínguez Reynoso que hacía apenas unos días antes, el 7 de septiembre, había fallecido; del Ing. Bernardo Pacheco, de Monseñor Talavera, del Cardenal Van Thuan y de Don Lorenzo Servitje Sendra, quién iba a pensar que Don Lorenzo fallecería unos pocos meses después y se uniría en la casa del Padre con su “compañero” como se llamaban mutuamente Salvador y él. Por cierto la última vez que tuvimos la dicha de tener a Don Lorenzo en este auditorio, fue precisamente el 9 de septiembre del año pasado, escasos dos días posteriores a la muerte de Don Salvador, quien no quiso que se suspendiera la celebración de los 25 años de CCB (Comunicación Cristiana de Bienes), otra de las grandes y queridas instituciones de la familia Reynoso.

Dios tenga en su gloria a esos dos pilares de nuestra institución y nos permita honrar su legado trabajando por sus ideales. Hablamos de ellos como testigos sobre todo del mensaje evangélico quienes con sus obras lo predicaron.

En esta línea de ideas, ese mismo año fuimos receptores de un legado, entiendo que fue el primero en la historia del Instituto, por parte de la Sra. Cristina Valladares de Quintero, quien generosamente pensó en el Imdosoc, dicho gesto nos conmueve, nos compromete y de alguna forma nos demuestra el cariño y reconocimiento de la utilidad del trabajo que algunas personas conceden al Imdosoc.

Una reflexión final: una de las tareas más urgentes de la Iglesia de hoy es conseguir que la fe llegue como buena noticia. Con frecuencia entendemos la evangelización como una tarea casi exclusivamente doctrinal. Evangelizar no significa solo anunciar verbalmente la palabra de Dios, sino hacer presente en la vida de las gentes la fuerza humanizadora, liberadora y salvadora que se encierra en el acontecimiento y la persona de Jesús. Los cristianos hemos confundido muchas veces la evangelización con el deseo de que se acepte socialmente nuestro cristianismo. Las palabras de Jesús llamándonos a ser sal de la tierra y luz del mundo nos deben de impulsar a combatir ese egoísmo brutal e insolidario en el que vivimos.

Seguir a Jesús es creer lo que Él creyó, dar importancia a lo que Él le dio importancia, interesarse por lo que Él se interesó, defender las causas que Él defendió, mirar a las personas como Él las miró, confiar en el Padre como Él con ó, enfrentarnos a la vida como Él se enfrentó. Tenemos que aprender de Jesús a conjugar tres verbos decisivos: escuchar, acoger y acompañar.

Dios nos permita perseverar en la construcción de su Reino. Muchas gracias.

Pascua del 2017.

Para ver el documento completo haz clic aquí 

 

60

Mayo 2017.

Apenas el año pasado en la ciudad de Torreón, encontraron en un solo terreno 4,000 fragmentos óseos, y hoy la denominada fosa clandestina más grande del mundo, encontrada en Veracruz,  la fosa de Jojutla, Morelos; han venido a interpelarnos fuertemente acerca de la delicada situación de violencia por la que está atravesando la sociedad en varias partes del país. Estas noticias nos increpan como católicos y como ciudadanos acerca de los valores que debemos ponderar, de la urgente necesidad de un despertar hacia Dios; porque la violencia ha alcanzado a nuestras familias, y el pueblo de México no debe acostumbrarse, ni ser indiferente ante esta cruda realidad.

En el 2016 la Comisión Nacional de Derechos Humanos presentó un informe ante el Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, en el cual reconoció que la desaparición de personas constituye un serio problema de seguridad en México.1

Los obispos en su Exhortación Pastoral “Que en Cristo Nuestra Paz. México tenga vida Digna”, expresaron que la realidad de la inseguridad y violencia es compleja y multidimensional, pero no se puede atribuir a una sola causa, hacerlo sería ingenuo y nos llevaría a pretender, tener una única solución a una problemática tan vasta y complicada.2

En ese mismo año, en su visita a México el Papa Francisco hizo referencia con claro propósito, a la ciudad de Nínive, quien en su momento se destruía a consecuencia de la opresión y la degradación, de la violencia y de la injusticia. El hallazgo de una fosa clandestina, ocurrido en el mes de marzo de 2017, en el estado de Veracruz, nos recuerda a esa  gran ciudad de Nínive. Muestra tácita de que la violencia en México ha trasgredido lo más preciado que tiene la humanidad, que es la vida. Y un pueblo que rechaza la vida, es un pueblo invadido por el dolor y el sufrimiento. El Papa fue muy asertivo cuando citó el mensaje de Dios al pueblo de Nínive, en su homilía en Ciudad Juárez: “Ve, ayúdalos a comprender que con esa manera de tratarse, regularse, organizarse, lo único que están generando es muerte y destrucción, sufrimiento y opresión. Hazles ver que no hay vida para nadie, ni para el rey, ni para el súbdito, ni para los campos, ni para el ganado”.3 Y es que la violencia frustra a todas luces, el disfrute de la vida, impidiendo inclusive el desarrollo de proyectos vitales.  La vida comunitaria es la primera víctima de la violencia. La percepción de inseguridad y el miedo llevan a las personas a buscar espacios seguros refugiándose en sus propias casas, aislándose, encerrándose en el individualismo y en la desconfianza, en el enojo, en el resentimiento y en el deseo de venganza. Se establece un círculo vicioso.4 Pero a pesar del miedo que existe  de parte de los familiares que han sido víctimas de desapariciones forzadas, existe un grupo cada vez más nutrido de personas que están saliendo a buscar a sus familiares y es la Iglesia Católica, en muchos casos quien los acompaña y quien busca la promoción de leyes que contemplen reformas consistentes en favor de las víctimas,  desde sus Centros de Derechos Humanos, por parte de su Comisión Episcopal para la Pastoral Social; en su Dimensión de Justicia, Paz, Reconciliación, Fe y Política; con sus diferentes parroquias y bajo el liderazgo y acompañamiento eficaz de muchos obispos y sacerdotes, que están unidos en oración y en acción, ante la realidad que acontece al pueblo de México.

En este documento reflexionaremos acerca del enorme problema y las consecuencias que representan para nuestra comunidad.

Víctimas de desaparición

Diariamente somos testigos, a través de los medios de comunicación de personas desaparecidas, las redes sociales develan la búsqueda de muchas personas, entre las que destacan niños, mujeres y adolescentes, y la televisión exhibe rostros de personas perdidas.

Por cerca de diez años hemos escuchado de fosas descubiertas a lo largo del país. Los medios de comunicación nos dan a conocer continuamente los “cementerios humanos”. La lista de los estados en donde se han encontrado fosas clandestinas, es penosamente más amplia que los estados de la república en donde no las han encontrado aún. Atravesamos una crisis de desconfianza y de temor constantes.

Hasta hace algunos años, los casos de desaparecidos se presentaban a la sociedad de una forma aislada. Pero ahora sabemos que hay personas desaparecidas en casi todos los lugares y a todos los niveles. Se han registrado casos públicos de desaparición de niños, mujeres, hombres. Que van desde hijos de empresarios, profesionistas, migrantes, campesinos, deportistas, sacerdotes, policías, militares y funcionarios públicos.

Desde luego, que los primeros en ser lacerados por la injusticia y la violencia, son los más vulnerables. Entre las víctimas sin voz, están los muchos migrantes, hombres, mujeres, jóvenes y niños de quienes nadie reclama. También las familias de campesinos que invadidas por el miedo ante una represalia, callan su dolor.

Actualmente resulta muy difícil cuantificar a detalle el número de personas que han sido víctimas de desaparición, pero la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) manifestó que ellos obtuvieron un registro de 57 mil 861 casos de desaparecidos en 20 años. Las autoridades encontraron en los últimos 10 años, al menos 855 fosas clandestinas con 1548 cuerpos.5 Sin embargo,  sabemos que estos datos no son concluyentes, pues hace falta tomar en consideración a las muchas personas que por temor ante amenazas y desagravios, deciden enmudecer y evitan hacer una denuncia, que podría poner en riesgo a más integrantes de su familia.

Desapariciones Forzadas 

En el pasado existía en el imaginario colectivo, una serie de respuestas de las desapariciones, diseñadas por el eco de lo que la gente decía. Hoy en día, esas ideas preconcebidas se exhiben como insuficientes ante los ataques que la sociedad mexicana padece día a día. Sabemos que las personas desaparecidas son víctimas de la trata de personas, del tráfico de órganos, secuestros y por el narcotráfico. Y las fosas clandestinas representan un nuevo método para desaparecer abiertamente a personas en masa. Estos actos de violencia representan el más grande descaro y la mayor crisis de la legalidad.

Uno de los aspectos más graves que llaman la atención, es que el número de cuerpos que se logran identificar en estas fosas, es admirablemente reducido si se compara con el total de restos inhumados encontrados.

La desaparición forzada de personas es uno de los delitos lacerantes que afectan a la sociedad por las violaciones múltiples a los derechos humanos.6 Para poder determinar que una persona ha sido desaparecida, las autoridades deben aplicar un protocolo dividido en fases, donde las dos primeras sirven para determinar un caso como verdaderamente serio y descartar una falsa indagatoria. La primera determina que deben pasar 24 horas sin que se haya localizado a la persona. La segunda indica que debe existir un mecanismo de búsqueda de entre 24 y 72 horas, que consiste en una entrevista a profundidad para verificar los lugares que frecuenta la persona desaparecida, declaraciones con testigos, amigos y familiares.

En agosto de 2014 la CNDH, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y la Red de Enlaces Nacionales convocaron a un Foro sobre una búsqueda efectiva y una Investigación Científica para todas las personas desaparecidas, mismo que se hizo efectivo en agosto de 2015.  El Lic. Luis Raúl González Pérez, Presidente de la CNDH, señaló que son muy diversas las condiciones que se pueden señalar, que han dado pauta a la comisión del delito de desaparición forzada, entre las cuales, valdría mencionar:

  • La existencia de una serie de inconsistencias en su definición jurídica en relación con los principales instrumentos internacionales en la materia;
  • el hecho de que algunos estados de la República no lo hayan tipificado como un delito autónomo;
  • la falta de una ley general que regule todos los aspectos de la desaparición forzada;
  • la ausencia de una coordinación vertical y horizontal efectiva entre las autoridades federales, estatales y municipales para perseguirlo y sancionarlo;
  • las omisiones o insuficiencias en la integración y empleo del registro de detención de personas;
  • la dilación, fallas y omisiones en la puesta a disposición ante las autoridades competentes de las personas detenidas por este ilícito;
  • la falta de equipos profesionales encargados de la búsqueda de personas desaparecidas, así como por la necesidad de una sólida base de datos centralizada sobre personas desaparecidas.

Frente a todos estos retos y aprendizajes, el Consejo Nacional de Seguridad Pública acordó el 19 de diciembre de 2014, la elaboración del Protocolo Homologado de Investigación del Delito de Desaparición Forzada, de aplicación nacional, que contempla las mejores prácticas para la investigación ministerial, pericial y policial de este delito, y principios de actuación para una atención digna y respetuosa hacia la víctima.7

Brigadas por los desaparecidos

La creación de las brigadas de búsqueda de familiares, de personas desparecidas en México, se suscitó a partir de dos hechos primarios. Uno de ellos, la impotencia que los familiares manifiestan frente al hecho de que las autoridades competentes, no registran avances sustantivos en las indagatorias sobre los casos reportados de desaparecidos. Y el otro, es que las acciones de los órganos competentes no se encuentran apegadas a los estándares internacionales que permitan dar con el paradero de los desaparecidos. Es decir, que los protocolos determinados para la localización de personas, no agotan los recursos periciales para dar con el paradero de una persona.

Ante la situación de desesperación que viven las familias de desaparecidos y desmotivados por la falta de habilidad, preparación y competencia que el gobierno ha demostrado para ayudarles a localizar a sus víctimas, es que los familiares sumaron fuerzas creando figuras jurídicas más estructuradas como: colectivos, asociaciones, grupos de búsqueda y grupos de apoyo, que les permitan ser la voz representativa de cientos de personas que no han logrado retornar a casa, y de quienes han apagado su voz por miedo a amenazas del crimen organizado y por las omisiones de algunos estados.

Bajo la premisa de que se acepta la colaboración de los familiares de las víctimas, y de organismos civiles especializados, en la búsqueda de personas desaparecidas, las brigadas de búsqueda responden primordialmente a la motivación de su pérdida. Previo a estas jornadas, los brigadistas se ven resueltos a capacitarse de la forma en que pueden; a fin de afrontar con elementos técnicos y responsablemente, la identificación de cuerpos humanos.

En estas jornadas de búsqueda, los familiares se encuentra ávidos de encontrar alguna pista de parte de la sociedad, que les permitan dar con el paradero de sus desaparecidos. Es de esta manera que se han logrado descubrir muchas fosas a lo largo del país.

Las personas de la comunidad que se llegan a acercar a las organizaciones de brigadistas lo hacen motivadas por la confianza y credibilidad, que se han ganado estas instituciones civiles. Las personas que saben de alguna zona de fosas, entregan dicha información muy discretamente para no quedar expuestos a posibles revanchas. De acuerdo con el Informe generado por la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Familiares de Personas Desaparecidas de la Red de Enlaces Veracruz en 2016, se sabe que las familias reciben un trato completamente indolente por parte de las autoridades, reciben información vaga e imprecisa, enfrentan malos tratos y gran desesperación a causa de las noticias cada vez más frecuentes, sobre la existencia de fosas clandestinas y lugares destinados a la calcinación y disolución de personas.8

Las organizaciones de brigadas por los desaparecidos,  generan en principio mucho estrés en la comunidad en donde se realizan, porque la población tiene temor por los hechos que pueda sufrir la comunidad y por las vidas de sus familias. Sin embargo; después de que los brigadistas se instalan y empiezan los trabajos de búsqueda, las comunidades se hacen de valor y se solidarizan en todos los sentidos, con el fin de encontrar a los desaparecidos, “porque el proteger, los protege”.9

Respuesta de la Iglesia

Las organizaciones de desaparecidos y las familias de víctimas de este atroz crimen, necesitan espacios de acogida, respeto y promoción de su voz. La Iglesia Católica en México es consciente de su papel frente a esta dura situación. Porque la Iglesia históricamente, tiene mucha credibilidad en las comunidades, es a través de su autoridad moral y de su labor profética, que la Iglesia asume las consecuencias de lo que implica respaldar a las familias de las víctimas.

Incluso en el año 2010, la Conferencia del Episcopado Mexicano tomó la lectura creyente de la realidad, de la violencia e inseguridad que vivía el país y plasmó su discernimiento en la Exhortación Pastoral: “Que en Cristo Nuestra Paz, México Tenga Vida Digna”.10 Ahí propuso intervenir sobre tres factores: la crisis de la legalidad, el debilitamiento del tejido social y la crisis moral.11

En noviembre de 2014, cuando se celebró la 98 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, los Obispos aprobaron la campaña #por1MéxicoenPaz, que inició con el mensaje: ¡¡Basta Ya!!, un pronunciamiento en contra de los desaparecidos en México y en particular en Iguala, en Tlatlaya y Ayotzinapa y otros casos de serios abusos.12

De cara a la difícil situación de dolor que afrontan aquellos que deben guardar silencio teniendo la incertidumbre del paradero de su familiar desparecido, la Dimensión de Justicia Paz, Reconciliación, Fe y Política, de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEPS), con Cáritas y con la cooperación de muchos sacerdotes y laicos, apoyan a las familias a través de Centros de Escucha, que son unidades de atención a través de una pastoral humana y espiritual que abre el corazón y los oídos para aquellos que necesitan ser  atendidos. Y no sólo eso, ellos tienen la sistematización de la experiencia de acompañamiento integral a las víctimas de las violencias, así como la vinculación con redes de familiares de desaparecidos, logrando con ello un cambio en la percepción de algunas víctimas sobre el posicionamiento de la Iglesia frente al problema de desaparecidos y las violencias.13

La Iglesia ofrece un apoyo no solamente solidario y fraterno, sino un apoyo profesionalizado. Así en 2015 se impartió un diplomado sobre Transformación Social y Construcción de Paz, en la  Escuela de Caridad.  Y en el mismo año, promovieron una Estrategia Nacional de Construcción de Paz14 como ruta para generar procesos de construcción de paz.

Desde las casas de migrantes católicas, es posible llevar un monitoreo no muy preciso, pero si suficiente para proporcionar pistas para descubrir el caminar de los migrantes desaparecidos.

La Primera Brigada Nacional de Desaparecidos realizada en Veracruz se logró gracias a la cooperación de obispos y sacerdotes que abrieron las puertas de sus diócesis y de sus parroquias para dar alojamiento, alimento y ayuda espiritual para ayudar a mitigar su pesar.

Las capillas y parroquias siguen siendo espacios protagónicos para el encuentro de las organizaciones civiles de desaparecidos, en sus respectivos estados, ya que la población teme amenazas, pero confía en la Iglesia.

Conclusiones

Las desapariciones forzadas son un grave problema que ni la autoridad, ni la Iglesia, ni la sociedad civil pueden ignorar. Los mexicanos viven en un ambiente de temor que atenta contra la dignidad de las personas, y ese miedo infunde más terror y genera más violencia.

En el problema de los desaparecidos, no basta con buenas voluntades. Antes bien, hay que preparase y buscar la formación para estar a la altura de las respuestas que se requieren. Porque sabemos que la incertidumbre que acompaña a los familiares no desaparecerá de sus vidas, sino hasta que den con el paradero de sus desaparecidos. Y aquellos que están viviendo esta experiencia, esperan un pronunciamiento que los acompañe en su indignación.

Atañe a la Iglesia en general, y muy en especial a los obispos, sacerdotes, consagrados y laicos, ser valientes y continuar buscando la construcción de la paz. Porque la Iglesia debe permanecer siendo ese espacio de acogida, en donde el dolor de tantas familias se vea reconfortado por la luz de Cristo que resucitó y que nos aguarda en su reino.

Responsable:

Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola

Secretario General de la CEM y

Obispo Auxiliar de la CEM

Bibliografía

¡¡Basta ya!! Mensaje de los Obispos de México. Sede CEM. Cuautitlán Izcalli. Estado de México. 12 de noviembre de 2014.

Carta de Acompañamiento, Solidaridad y Oración. Sobre la Segunda Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas en Veracruz. Mons. Carlos Garfías Merlos.  Julio de 2016.

Carta de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social para solidarizarse con la búsqueda de familiares desaparecidosPbro. Patricio Sarlat Flores. México, 8 de abril de 2016.

Carta denuncia al Sr. Michel Forst. Relator Especial sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos Organización de la Naciones Unidas. México, 4 de enero de 2017.

Entrevista a Pbro. Julián Andrés Verónica Fernández. 19 de abril de 2017.

Estrategia Nacional de Construcción de Paz. CEPS Comisión Episcopal para la Pastoral Social. Cáritas Mexicana.  Mayo de 2015.

Homilía del Papá Francisco en su Visita a México. En la misa de Ciudad Juárez. 17 de febrero de 2016.

Informe anual de actividades 2016. CNDH. México. 2016.

Informe de la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Familiares de Personas Desaparecidas de la Red de Enlaces Veracruz. México. Abril de 2016.

Martínez, César. Reportan estados 855 fosas en 10 años. CNDH. Reforma Nacional. Ciudad de México, 06 abril, 2017.

Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada. Junio. 2015.

Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna. Exhortación Pastoral del Episcopado Mexicano sobre la misión de la Iglesia en la construcción de la paz, para la vida digna del pueblo de México. Conferencia del Episcopado Mexicano. México, 2010.

Tríptico Dimensión Justicia, Paz y Reconciliación Fe y Política Fortalecida. México. 2015.

 


1  Informe anual de actividades 2016. CNDH. México. 2016. http://informe.cndh.org.mx/menu.aspx?id=80

2 Cfr. Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna. Exhortación Pastoral del Episcopado Mexicano sobre la misión de la Iglesia en la construcción de la paz, para la vida digna del pueblo de México. Conferencia del Episcopado Mexicano. México, 2010. P. 35.

3  Homilía del Papá Francisco en su Visita a México. En la misa de Ciudad Juárez. 17 de febrero de 2016.

4  Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna. Op. Cit., p. 27.

5 Cfr. Martínez, César. Reportan estados 855 fosas en 10 años. CNDH. Reforma Nacional. Ciudad de México, 06 abril, 2017.

6 Cfr. Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada. Junio. 2015. P. 9.

7  Íbid.

8 Informe de la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Familiares de Personas Desaparecidas de la Red de Enlaces Veracruz. México. Abril de 2016.

9  Entrevista a Pbro. Julián Andrés Verónica Fernández. 19 de abril de 2017.

10 En donde presentaron su discernimiento sobre la misión de la Iglesia en la realidad de inseguridad y violencia que se vivía en el país con el propósito de alentar la esperanza, ubicarse ante la realidad, dejándose interpelar por ella, e identificar acciones que aporten a la construcción de la paz  sobre la transformación de las causas profundas de la problemática nacional; discernimiento que se concreta en más de 100 compromisos  que requieren la participación de toda la Iglesia mexicana, en todas sus expresiones y dimensiones pastorales.

11 Cfr. Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna. Exhortación Pastoral del Episcopado Mexicano sobre la misión de la Iglesia en la construcción de la paz, para la vida digna del pueblo de México.

12 Véase. ¡¡Basta ya!! Mensaje de los Obispos de México. Sede CEM. Cuautitlán Izcalli. Estado de México. 12 de noviembre de 2014.

13 Tríptico Dimensión Justicia, Paz y Reconciliación Fe y Política Fortalecida. México. 2015.

14 Véase. Estrategia Nacional de Construcción de Paz. CEPS Comisión Episcopal para la Pastoral Social. Cáritas Mexicana.  Mayo, 2015.

1793
Inscríbete aquí

Módulo 1. VER

del 17 al 28 de julio

Horario: 9:00 a 14:00 hrs

Total de horas: 50 hrs

Objetivo: (Mediación Socio-Analítica)

Confrontar la realidad de México con mi ser cristiano a fin de identificar y fortalecer la dimensión social de la fe.

Entender que las propuestas de la DSI es una invitación a toda persona que de  buena voluntad desee la transformación de la sociedad.

Reafirmar y fortalecer el por qué de mi compromiso con “el otro” al conocer realidades concretas de injusticia social.

Temario
  • De la doctrina social de la Iglesia al pensamiento social cristiano.
  • Formación de la conciencia. (Experiencias inspiradas en el PSC)
  • Un acercamiento al análisis desde la teoría política, económica y social del país. (Experiencias inspiradas en el PSC)Método de la doctrina social cristiana y discernimiento evangélico.

Perfil de los alumnos:

1.    Interés en conocer el pensamiento social cristiano.

2.    Disposición para el estudio crítico, abierto y dialogal.

3.    Habilidades para la obtención de información, comprensión de textos, análisis, síntesis, expresión oral y escrita.

Docentes: 

Lic. Juan Carlos López Sáenz. Licenciado en Teología Espiritual en la Universidad Pontificia de México. Licenciado en Ciencias Teológicas por la Universidad Iberoamericana. Actualmente está haciendo la maestría en teología en la Universidad Iberoamericana, donde trabaja en el departamento de Ciencias Religiosas de la UIA. Autor de diversos libros y artículos sobre espiritualidad y teología, es miembro del Seminario Paulo Freire y docente del IMDOSOC.

Dr. Miguel Ángel Sánchez Carlos. Doctor en Teología por la Facultad de teología de la universidad de Granada, España, cuenta con la especialidad en ética teológica. Tiene la Maestría en Teología por la Universidad Católica de Lyon, Francia. Con especialidad en ética teológica fundamental. Es Fundador y coordinador del Diplomado en Pastoral Urbana, desde 2004. Coordinador Editorial de la Revista Iberoamericana de Teología y miembro de la Asociación Mundial “Catholic Theological Ethics in the Worl Church” y de la “Society of Christian Ethics”, de Estado Unidos de Norteamérica. Actualmente es Académico de Tiempo Completo en el Departamento de Ciencias Religiosas de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

Mtro. Guillermo Torres.

Dr. P. Umberto Marsich, MX. Licenciado en Teología Dogmática y Doctor en Teología Moral en la Pontificia Universidad Angelicum de Roma con una brillante tesis sobre “Pecado Social”. Es autor de varias publicaciones y colaborardor en varias revistas nacionales e internacionales. Profesor de Filosofía, Ética, Deontología Jurídica y Teología Moral en diversos seminarios y universidades del país. Es colaborador y docente de IMDOSOC.

Costo: $4,800                                



843
Inscríbete aquí

Módulo 2. JUZGAR

del 17 al 28 de julio

Horario: 9:00 a 14:00 hrs

Total de horas: 50 hrs.

Alumnos que hayan aprobado el módulo I del diplomado en PSC.

Objetivo:

(Mediación Hermenéutica)

Objetivo: Profundizar  en los elementos antropológicos, éticos y teológicos necesarios, para que el alumno sea capaz de emitir un juicio ético-moral sobre la realidad desde los principios y valores del PESOC, mediante una interpretación adecuada a la luz del Evangelio.

 

Temario:
  • Dimensión social de la fe.
  • Fundamento antropológico y ético del PSC.
  • Fundamento bíblico-teológico-moral del PSC.
  • Valoración de la realidad social, religiosa, económica y política de México. (Experiencias inspiradas en el PSC)
  • El PSC y la pastoral social. (Experiencias inspiradas en el PSC)

 

Docentes: 

Monseñor Juan Mendoza. Estudió la licenciatura en Filosofía y Teología. Maestría en Sociología de la Religión y Doctorado en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana. Actualmente es Vicario episcopal de la zona V en Tlalnepantla, responsable de Pastoral Juvenil y asesor diocesano de la familia educadora  en la fe. Ha sido profesor de enseñanza Social de la Iglesia, sociología, pastoral fundamental, pastoral especial y en doctrina social en el seminario de Tlalnepantla. También imparte clases en el  seminario de los padres agustinos y es profesor en la Universidad Pontificia de México con la materia “El fenómeno social”. Párroco en la Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción en  Naucalpan, Edo. De México, colaborador y docente del IMDOSOC.

Mtro. José Luis Franco. Licenciado en Teología en la Universidad Intercontinental, tiene la Maestría en Teología y Mundo Contemporáneo. Profesor de distintas materias teológicas en la Universidad Intercontinental y en el Instituto de Estudios Religiosos de la Universidad Pontificia de México. Ha sido autor del libro “500 años de evangelización e historia.” Es articulista de las revistas: Iglesia y Religión, Teología e Iglesia y Voces. Colaborador y docente de IMDOSOC.

Mtro. Guillermo Torres.

Dr. Fray Armando Noguez. Estudió el bachillerato teológico en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Es licenciado en ciencias bíblicas por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. Actualmente es profesor en  la Universidad Intercontinental, en la Universidad Iberoamericana, en el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México (Iftim) y en el Instituto Teológico Agustiniano. Fue director del Instituto Teológico de Estudios Superiores (ITES). Miembro del Consejo Directivo e investigador teológico en el Centro Antonio de Montesinos (CAM) en México D.F. Ha realizado labor docente del Antiguo y Nuevo Testamento en varias instituciones del País: Instituto teológico Agustiniano, Instituto Franciscano de Filosofía y Teología, Seminarios de las diócesis de Tlalnepantla, Ecatepec y Cuatitlán. Profesor visitante de Biblia en la Oficina de Educación Religiosa de la Arquidiócesis de los Angeles, en el Centro de Evangelización y Catequesis Hispana (DECH) de la Diócesis de San Bernardino, y en el Departamento de Estudios Religiosos del Mount St. Mary’s College de Los Angeles, en California. Director de los Cursos teológicos de Formación Permanente de la Conferencia de Institutos Religiosos de México (CIRM). Ha coordinado el Equipo de Investigación Teológica de la Universidad Intercontinental. Colaborador y docente de IMDOSOC.

Lic. Pbro. Agustín Gutiérrez Mena. Licenciatura en Teología Pastoral, por la Universidad Pontificia de México. Doctorando en la Sección de Pastoral, en el Instituto de Ciencias Religiosas y en la Universidad Intercontinental. Profesor invitado en ITEPAL (Instituto Teológico Pastoral para América Latina)  en Bogotá, Colombia. Ha participado en Encuentros Internacionales sobre Proyectos pastorales, con sede en ciudades del sur de Alemania. Colaborador y docente de IMDOSOC.

Costo: $4,500




Curso en Línea: Laudato Si´ una mirada desde México

Las inscripciones se han cerrado. ¡Gracias! 

Del 1º de mayo al 13 de octubre de 2017

Es de suma importancia comprender que el cuidar nuestra casa común es un compromiso de todo habitante del mundo, por eso es muy importante incluir dentro de nuestras responsabilidades hábitos rutinarios que contribuyan al cuidado del planeta.

El curso gira en torno a la Encíclica Laudato SI: la dimensión teológica de la Encíclica, la contextualización y la comprensión de los problemas socio-ambientales a los que hace referencia, y orientaciones prácticas.

¿A quién va dirigido?

A formadores que deseen adquirir los conocimientos técnicos desarrollados en este curso, con disposición para estudiar a distancia.

Ventajas

  • Adquirir los conocimientos necesarios sobre la crisis socio-ambiental del planeta.
  • Organizar tu tiempo de formación como desees, sin horarios fijos.
  • Aprender a cuidar los recursos naturales y a prevenir su destrucción
  • Estarás consciente de la importancia de las acciones ambientales y de su multiplicación.

¿Qué diferencia a este curso de los demás?

  • Flexibilidad en tiempo.
  • Asesoría permanente con el mentor.
  • Interfaz amigable y sencilla.
  • Foros de discusión

Objetivos

  • Estimular un pensamiento crítico e innovador, promoviendo la transformación y la construcción de la sociedad.
  • Informar, educar y concientizar sobre la importancia del cuidado del Medio Ambiente son los principales ejes del curos “Laudato SI, Una mirada desde México”, buscando generar un cambio cultural en la forma en que los mexicanos se relacionan con su entorno.
  • Conseguir que la población esté informada, participe y apoye las acciones referentes a salvaguardar el cuidado de la casa común.
  • Comprender que en un mundo sustentable, la protección ambiental, los objetivos económicos y la equidad, deben enlazarse en armonía.
  • Incitar un pensamiento en el que el desarrollo sustentable es un modelo que consiste en satisfacer las necesidades presentes sin poner en riesgo las necesidades de las generaciones futuras, conservando los recursos y la diversidad de la Naturaleza

Temario:

Introducción del 1 al 7 de mayo de 2017

Módulo I

El método teológico en la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco del 8 al 28 de mayo.

Mtro. Juan Carlos López Sáenz

Módulo II

Contaminación y cambio climático del 29 de mayo al 18 de Junio

Exposición del video por el Ing. Daniel Chacón

Módulo III

La problemática del agua del 19 de junio al 9 de julio

Dr. Arturo Gleason Espíndola

MÓDULO IV

La pérdida de la Biodiversidad del 10 al 30 de julio

Dr. Carlos Muñoz Piña y Dr. Carlos Galindo Leal

MÓDULO V

Inequidad y pobreza en México del 31 de julio al 20 de agosto

Lic. Rogelio Gómez Hermosillo y Mtro. Ricardo César Aparicio Jiménez (CONEVAL)

MÓDULO VI

Deterioro de la calidad de vida y vulnerabilidad social del 21 de agosto al 10 de septiembre.

Lic. Rosario Alfaro Osorio, Lic. Ricardo Belotti Aguirre y Dra. Vanessa Pérez Cirera (Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social (IIDSES) UIA.)

MÓDULO VII

Las artes como herramienta de sensibilización en el tema ambiental y su aplicación a las problemáticas sociales. Del 11 al 24 de septiembre

Lic. Gabriela Rubio y Lic. Héctor Zena (Grupo Truco de Escenautas.)

MÓDULO VIII

Educación ambiental, Participación Ciudadana, del 25 de septiembre al 13 de octubre

Dr. Federico Llamas (Universidad del Medio Ambiente.) y Lic. Jorge Rodríguez

Costo: $600 por módulo. 

Más información: 56614465 promocion@imdosoc.org cursos@imdosoc.org

 


Pago de módulos



503
Inscríbete aquí

Módulo 3. ACTUAR

del 17 al 28 de julio

Horario: 9:00 a 14:00 hrs

Total de horas: 50 hrs.

Alumnos que hayan aprobado el módulo I y II del diplomado en PSC.

Objetivo:

(Mediación Práctica)

Elaborar un proyecto de pastoral social para llevar a la praxis los conocimientos asimilados y poder evaluar el mismo impacto el mismo en el entorno donde se desarrolla el estudiante.

 

Temario: 
  • Elaboración de un proyecto de pastoral social.
  • Dignidad humana y derechos humanos. (Experiencias inspiradas en el PSC)
  • Hacia una economía y política más humanas e incluyentes
  • Violencia, criminalidad transnacional y trata de personas. (Experiencias inspiradas en el PSC)
  • Presentación de proyectos de pastoral social.
  1. Interés en continuar con el estudio del pensamiento social cristiano
  2. Disposición para el estudio, abierto y diagonal.
  3. Habilidades para la obtención de información, comprensión de textos, análisis, síntesis, expresión oral y escrita.

 

Docentes: 

Lic. Rosario Alfaro. Contador Público  por el Instituto Tecnológico  Autónomo de México. Licenciatura en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Especialista en impuestos por la Universidad Iberoamericana. En el ámbito de la teología y ciencias religiosas ha participado en  cursos, talleres y seminarios de Teología feminista. Actualmente participa como encargada de formación en el  Grupo de laicos de Asunción Juntos, Provincia de México. miembro del Seminario Paulo Freire, colaboradora y docente de IMDOSOC

Lic. Pbro. Oscar Arias Bravo. Licenciatura en Filosofía por el Instituto de Estudios Eclesiásticos de la Arquidiócesis de México. Licenciatura en Teología por el Instituto de Estudios Eclesiásticos de la Arquidiócesis de México. Licenciatura en Doctrina y Ética por la Universidad Gregoriana en Roma. Fue nombrado ad quinquennium, por el Santo Padre Benedicto XVI como miembro del Pontificio Consejo Cor Unum (sobre la Caridad en el mundo). Colaborador y docente del IMDOSOC.

Costo $4,100 




 

3949

Curso: Reconstrucción del Tejido Social

Inscríbete aquí

10 al 14 de julio del 2017           9:00 a 14:00 hrs

Objetivo: 

Brindar herramientas de investigación, análisis, y desarrollo de proyectos sociales y pastorales en clave de Reconstrucción del Tejido Social que promuevan la construcción de paz en México.

Contenido temático: 

1.    La Reconstrucción del Tejido Social: una apuesta por la paz.

A)   Investigación sobre los Vínculos, Identidad y Acuerdos

B)   Fragmentación del tejido social

C)   Reconstrucción del Tejido Social

2.    Buen Convivir como horizonte  político y comunitario

3.    Espiritualidad Eco-Comunitaria

4.    Experiencias de Gobernanza Comunitaria

A)   Experiencia comunidad de Cherán, Michoacán (indígena)

B)   Experiencia municipio de Tancítaro, Michoacán (semi urbano)

5.    Metodologías de Reconstrucción del Tejido Social

A)   Educación para el Buen Convivir

B)   Economía Social y Comunitaria

C)   Familias Fuertes

Objetivos particulares de cada tema:

1.    Comprender los elementos de análisis y diagnóstico del tejido social.

Comprender los dinamismos de fragmentación y Reconstrucción del tejido social.

2.    Recuperar el sentido de una utopía política y comunitaria que oriente la Reconstrucción del tejido social

3.    Conocer y vivenciar los elementos de una espiritualidad que integre el aspecto comunitario, cultural y ambiental

4.    Conocer experiencias que inviten a la construcción de modelos políticos de gobernanza comunitaria.

5.    Conocer y vivenciar herramientas metodológicas que promueven la Reconstrucción del tejido social en las familias, escuelas y sectores económicos.

Costo: $2,000




1375
Inscríbete aquí
Fecha: 

Horario:

Total de horas:

3 – 14 de julio 2017

16 a 20:00 hrs.

40  hrs.

Objetivo:

Propiciar la reflexión del entorno sociopolítico y económico de América Latina y México, utilizando la doctrina social de la Iglesia y herramientas científicas para la construcción de un análisis social pertinente, fundamentado y adaptado a las realidades locales.
Temario: 
Primer Semana: 

Contexto histórico de América Latina

  • Consenso de Washington.
  • Crisis económicas de los años 90.
  • Los gobiernos progresistas del S.XXI.
  • Transición política actual.

Análisis político latinoamericano.

  • Crisis del modelo neoliberal en América Latina.
  • Caracterización (discursos) de los gobiernos latinoamericanos de izquierda.
  • Revisión de De Sousa Santos y Boff.

Doctrina Social de la Iglesia. Geografía económica de América Latina.

  • Exposición de Juan Luis Hernández (Ibero Ciudad de México).
  • Revisión de bases de datos de CEPAL, OCDE, Banco Mundial, BID, Latinobarómetro.

Estudios de casos y alternativas en América Latina.

  • Crisis en Venezuela.
  • Crisis en Brasil.
  • Caso de Bolivia.

Relación de México con Estados Unidos.

  • México en el escenario internacional.
  • Políticas de Donald Trump hacia México.
  • Migración México-Estados Unidos.

Segunda semana: 

Fuentes de información geo-estadística para el análisis social.

  • INEGI-Institutos estatales de información.
  • Organizaciones Civiles (AI, Red TDT, PRODH, Greenpeace).
  • Think Thank (Fundar, IMCO, Jalisco Como Vamos).

Mapeo de actores. Análisis de la realidad municipal.

  • Metodología para hacer mapeo de actores sociopolíticos.
  • La estructura del municipio.
  • Principales problemas de los municipios.
  • Bases de datos municipales (INEGI).

Análisis sociopolítico.

  • Estructura sociopolítica y jurídica de México.
  • Comportamiento electoral.
  • Análisis de encuestas.

Juzgar la realidad desde la doctrina social de la Iglesia.

  • Revisión de Laudato Si.
  • Revisión de discursos del Papa Francisco sobre los movimientos sociales.
  • Revisión del documento de Aparecida.

 Juzgar la realidad y actuar.

  • Proceso de discernimiento de las realidades locales.
  • Construcción de la utopía operativa local.

Impartido por: 

Mtro. Carlos Alejandro Cordero García (académico de Relaciones Internacionales en el ITESO, periodista y consultor).

Dr. Jorge Enrique Rocha Quintero (académico de Ciencias Políticas en el ITESO, columnista y consultor). Es académico del Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Es licenciado en Sociología por la Universidad de Guadalajara y en Filosofía por la Universidad del Valle de Atemajac. Tiene una maestría en Impactos de la Globalización por la Universidad Internacional de Andalucía y es doctorante en Estudios Científico–Sociales por el iteso. Colabora en Radio Metrópoli y en Canal 44, y como articulista en el Semanario de Guadalajara y Proyecto Diez; y en las revistas El Puente y Christus.

Costo: $3,800 




144

Curso: Escucha y construcción de la paz en procesos comunitarios

Inscríbete aquí

17 al 28 de julio         9:00 a 13:30 hrs. 

 

Objetivo general.

Desarrollar habilidades de escucha y acompañamiento cristiano, en el desarrollo de procesos comunitarios, para favorecer la restauración del tejido social, en clave de justicia y cultura de la paz.

Objetivos específicos.

Analizar la realidad personal, comunitaria y social.

Estudiar las claves evangélicas de empoderamiento personal y comunitario.

Aprender las bases de la escucha y el acompañamiento cristiano.

Conocer las bases necesarias para participar en la reconstrucción del tejido social.

Aplicar los principios  y valores de la DSC en el desarrollo de procesos de justicia y paz.

 

Importancia

En nuestra Iglesia y sociedad urgen sujetos capaces de desarrollar habilidades para hacer procesos personales y comunitarios de introspección y discernimiento, que parten de una escucha atenta y contemplativa de la realidad. Por ello, el acompañamiento cristiano es una herramienta fundamental para el desarrollo personal y comunitario, por medio de la cual se gesta la  transformación de la realidad.

Procedimiento del curso

Se trabajará a través de exposiciones magisteriales, para asentar las bases de la escucha y el acompañamiento cristianos para el desarrollo de procesos comunitarios; trabajo y reflexión personal, apoyados en diferentes recursos como lecturas, videos y ejercicios didácticos y de profundización; así como la práctica de la escucha y el acompañamiento para obtener las claves con las cuales se puedan generar procesos de justicia y paz.

 

 

Temas principales

  • Habilidades para la escucha y comunicación asertiva.
  • Promoción de la justicia desde los valores y principios del pensamiento social cristiano.
  • Construcción de la paz desde los valores y principios del pensamiento social cristiano.
  • Empoderamiento en comunidad para el desarrollo social.

 

Costo: $3,000




 

 

Destacados

837
“¿Quién eres? pregunta Jean Guitton a su ángel de la guarda-. ¿Un hombre? ¿Una mujer? No lo sé… Te imagino doble, hecho de dulzura...