=
Buscar

- Resultados

Si usted no encuentra lo que necesita, intenete nuevamente con otra combinación de palabras.

34

 

814

DESCARGA EL MANUAL AQUí

 

Con gran gusto y esperanza presentamos este Manual de Construcción de Ciudadanía titulado: “Transformemos nuestro entorno”, se trata de un esfuerzo conjunto de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social-Caritas Mexicana y del Instituto Mexicano de Doctrina Social, quienes interpelados por la realidad que vive nuestro país, estamos convencidos que la apuesta debe ser por construir ciudadanía responsable y participativa, no sólo en los procesos electorales, sino en todas las formas de participación que incidan en la construcción de un orden social más justo .

Reconocemos que la construcción de esta ciudadanía activa y participativa requiere procesos de formación para que las personas desarrollen las competencias que les permitan conocer y defender sus derechos y obligaciones, ejercerlos y rechazar todo acto de ilegalidad, corrupción, impunidad, violencia e injustica. Urge una ciudadanía que fortalezca una democracia participativa y reconstruya el tejido social.

Así, al compartir este subsidio, agradecemos la colaboración de todas las personas que intervinieron en su elaboración y esperamos que en este servicio de la CEPS y el IMDOSOC, los agentes de pastoral, las comunidades religiosas, las parroquias, los decanatos, las diócesis y las provincias eclesiásticas, encuentren una herramienta oportuna para la animación de la pastoral social que busca, entre otras cosas, transformar su entorno y fortalecer la identidad de los cristianos como ciudadanos comprometidos en la construcción de una sociedad más justa y un país más democrático.

Encomendamos una vez más nuestros trabajos a la intercesión de María Santísima de Guadalupe, que quiso venir a escuchar el clamor de sus hijos, especialmente, los más pequeños y necesitados de su maternal protección.

+José Leopoldo González
Obispo de Nogales
Presidente de la CEPS-Cáritas Mexicana

 

Si están interesados en ser parte de estos talleres que se impartirán en todas las diócesis del país, pueden enviar un correo a contacto@imdosoc.org 

458

Este 9 de diciembre se celebra el día internacional contra la corrupción. Desde el año 2003, la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción que entró en vigor en el 2005 y además designó esta fecha del 9 de diciembre como Día Internacional contra la Corrupción como una forma de crear conciencia de este delito grave que a su vez es un complejo fenómeno social, político y económico que está presente por todas partes.

Según la ONU la corrupción socaba las instituciones democráticas al distorsionar los procesos electorales, pervertir la ley y generar estancamientos burocráticos, con la intención de realizar sobornos; pero también perjudica el desarrollo económico ya que desalienta la inversión extranjera directa y a las pequeñas empresas nacionales[1]

Cada año se paga un billón de dólares en sobornos y se calcula que se roban 2,6 billones de dólares anuales mediante la corrupción, suma que equivale a más del 5% del producto interior bruto mundial. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se calcula que en los países en desarrollo se pierde, debido a la corrupción, una cantidad de dinero diez veces mayor que la dedicada a la asistencia oficial para el desarrollo. La corrupción también impacta en la educación, la sanidad, la justicia, la democracia, la prosperidad y el desarrollo[2]

Para Transparencia Internacional, reducir la corrupción es una condición clave para una sociedad justa y equitativa, y combatirla eficazmente fortalece las iniciativas de desarrollo, la promoción de derechos humanos y libertades y la erradicación de la pobreza global.

En el informe de Transparencia Internacional 2017, “Las personas y la corrupción: América Latina y el Caribe”, México ocupa el primer lugar con 51% de los encuestados que afirmaron el pago de soborno a un funcionario público. El promedio de inversión del PIB en justicia y seguridad de los países de la OCDE es de 4 puntos porcentuales. México invierte sólo 1 punto del Producto Interno Bruto. En el Índice Global de Impunidad del 2017, el país se situó en el lugar 66 de 69, posición que lo coloca entre los países en que la impunidad prevalece.

La corrupción costó al país 10 puntos del PIB. México está entre los cuatro países —los otros son Colombia, Perú y Venezuela— en los que la corrupción es un problema grave para sus habitantes. En México entre 3 y 4 de cada 10 personas han pagado un soborno para tener acceso a la educación, a la salud, a los trámites de documentos de identidad y a los servicios públicos. [3] Sin embargo también hay cifras de esperanza en este estudio ya que el 74% de los mexicanos están dispuestos a realizar acciones que ayuden al combate de la corrupción.

¿Qué tenemos que decir los cristianos ante esta realidad que cada vez deteriora más el tejido social y desestabiliza la sociedad democrática que se quiere construir?

Las palabras del Papa Francisco son contundentes e iluminadoras.  En un discurso que dirigió a la delegación de la Asociación internacional de Derecho Penal en 2014,  denunció que “la escandalosa concentración de la riqueza global es posible a causa de la complicidad de los responsables de la cosa pública con los poderes fuertes”. “La corrupción es en sí misma también un proceso de muerte: cuando la vida muere, hay corrupción”,  y enfatizó “la corrupción es un mal más grande que el pecado. Más que ser perdonado, este mal debe ser curado”.

En ese sentido, denunció que este flagelo “se ha vuelto natural, al punto de llegar a constituir un estado personal y social ligado a la costumbre, una práctica habitual en las transacciones comerciales y financieras, en las contrataciones públicas, en cada negociación que implica a agentes del Estado. Es la victoria de la apariencia sobre la realidad y de la desfachatez impúdica sobre la discreción honorable”.

Y es que el Papa Francisco ha sido muy enfático en esta problemática, desde decir que la corrupción apesta y es la gangrena de un pueblo, hasta poner en la mesa la posible excomunión de todos aquellos que incurran en un acto de corrupción y mafia.

Estamos convencidos que la corrupción la pagan los más pobres (materiales y espirituales) las personas que no tienen acceso a los servicios básicos para vivir,  los niños sin educación, los hospitales que no tienen medicinas, los enfermos sin cuidados, las personas que se quedaron sin casa tras el pasado sismo del 19 de septiembre.

Y ¿cómo atender está problemática? El Papa Francisco también nos da una guía de 3 puntos:

  1. Es necesario contar con las leyes e instituciones idóneas para lograr el objetivo.
  2. El accionar de la sociedad deben ser tal que el éxito de la lucha contra la corrupción no dependa de la voluntad política de unos cuantos.
  3. Todos, absolutamente todos, debemos ser conscientes de lo que implica, cómo destruye nuestro corazón y el de nuestras familias y amigos.

Por eso apelamos a las palabras del entonces sacerdote jesuita Jorge Mario Bergoglio ¡Pecador sí, corrupto no! Pues no se debe aceptar la corrupción como un pecado más.

[1] www.un.org/es/events/anticorruptionday/background.shtm

[2] www.un.org/es/events/anticorruptionday/

[3]www.eleconomista.com.mx/política/7-datos-sobre-la-corrupción-en-México-según-Transparencia-Internacional-20171014.0001.html

 

 

309

Este 28 de noviembre los invitamos a reflexionar y recordar a todas las personas que se encuentran en situación de calle. Es necesario crear conciencia tanto a nivel individual como colectivo sobre esta realidad de exclusión social radical producto de las sociedades modernas; así como también de la urgencia de proponer ideas para erradicar esta situación. Visibilizarlos es una forma de exigir a los Gobiernos la creación de políticas pública que protejan y garanticen los derechos humanos básicos de esta población.

Esta situación de personas sin hogar es un fenómeno característico de las grandes urbes, aunque, no exclusivo de éstas. Esta forma de vivir en los márgenes sociales ha recibido muchos nombres en los distintos países: Indigentes, los sin techos, mendigos, vagabundos… pero el término más aceptado en la actualidad, sobre todo en América Latina es el de personas en situación de calle.

Según la COPRED se trata de un grupo poblacional que se caracteriza “por ser heterogéneo en su composición, teniendo en común la extrema pobreza, los vínculos familiares quebrados o fragilizados, y la inexistencia de vivienda convencional regular, factores que obligan a estas personas a buscar espacios públicos (calles, veredas, plazas, puentes, etc.) y áreas degradadas (edificios, coches abandonados, etc.) como espacio de vivienda y subsistencia, de manera temporal o permanente, utilizando para pernoctar lugares como albergues o casas de asistencia”, ya sean públicos o privados. En Occidente, la mayoría de las personas en situación de calle son varones (75-80 %). Estas personas no tienen empleo o no tienen un empleo fijo que les proporcione ingresos estables. Aunque, probablemente, lo tuvieron. Este proceso de exclusión provoca mucho sufrimiento psicológico que se agrava por las situaciones que genera la propia vida en la calle.[1]

En la Ciudad de México, la cifra de personas en situación de calle va en aumento: existían entre tres mil y cinco mil personas en la capital del país, según datos de julio de 2016.[2]   De 2008 a 2012, la cifra de personas en situación de calle aumentó en promedio 418 por año según el censo Tú también Cuentas, de la SEDESO.

El aumento se debe a diversos factores, entre ellos, la violencia intrafamiliar, las adicciones, la pobreza y las migraciones. Los resultados preliminares del primer censo de poblaciones callejeras del 2017 indican que en la capital del país viven 4, 354 personas en situación de calle y 2,400 habitan en albergues, ya sea públicos o privados.[3] De este total, 87% son varones y el 12.76% mujeres. Esta población se concentra en un 50% en las delegaciones Venustiano Carranza, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero. Pero en todas las delegaciones hay presencia de personas en situación de calle.

El Papa Francisco, nos llama a todos los católicos a “formar una Iglesia pobre y para los pobres” por eso durante la I Jornada Mundial de los Pobres que se conmemoró el pasado 19 de noviembre nos exhorta a acoger a estas personas y preguntarnos ¿Cuántas veces hemos pasado de largo, ignorado o mirado para otro lado cuando vemos a una persona en situación de calle?

¡No amemos de palabra, sino amemos con obras!

IMDOSOC 

[1] http://data.copred.cdmx.gob.mx/por-la-no-discriminacion/poblaciones-callejeras/ Fuente consultada el 24 noviembre 2017.

[2] http://www.siempre.mx/2017/03/crece-la-poblacion-en-situacion-de-calle-en-la-cdmx/ Fuente consultada el 24 noviembre del 2017.

[3] El Economista. www.eleconomista.com.mx/politica/En-CDMX-4354-personas-en-situacion-de-calle-20170810-0093.html Fuente consultada el 24 noviembre del 2017.

263

Como parte de la I Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco y que se conmemoró el pasado 19 de noviembre.

Cáritas Arquidiócesis de México lanzó una convocatoria a todos los jóvenes de entre 12 y 29 años, que vivan en la Ciudad de México y Área Metropolitana, para participar en un concurso de video con los temas: “Nuevos rostros de pobreza en nuestra ciudad” y “Acciones solidarias en favor del hermano”.

De acuerdo con el P. Rubén Sánchez Olmos, Director de Caritas Arquidiócesis de México, el 12 de diciembre próximo es la fecha límite para la entrega de los materiales, y los resultados serán dados a conocer el día de Navidad, 25 de diciembre.

El sacerdote explicó que el video podrá ser elaborado de manera individual o grupal (grupos máximo de tres personas), e inscrito en alguna de las dos categorías antes mencionadas; dijo también que la autoría del video debe ser única y original, y debe tratar los temas del concurso, por lo que no se aceptarán producciones que hayan participado en otros certámenes.

Los videos deben tener una duración máxima de un minuto y medio. “En los videos –insistió– se debe mostrar la realidad de los nuevos rostros de la pobreza en nuestra ciudad y las acciones solidarias que ya se llevan a cabo para erradicar este flagelo, mostrando con ello el camino para ser agentes de cambio y lo que implica salir cada uno de su zona de confort para estar al lado del que sufre”.

El P. Rubén Sánchez Olmos detalló que el video tiene que ser grabado únicamente con dispositivos móviles, tales como teléfonos celulares o tabletas electrónicas, de sistema operativo IOS o Android; el material deberá subirse a la plataforma YouTube con la máxima resolución posible, y la URL del video deberá enviarse a la dirección electrónica concursoscaritascdmx@gmail.com junto con los siguientes datos: Nombre o nombres de los participantes, edad, teléfono de contacto y el tema elegido con el que participan.

Asimismo, el sacerdote dio a conocer que los premios: el primer lugar ganará un Dron DJI Spark Mini RC; el segundo recibirá un kit de cámara deportiva 4K con tarjeta de memoria y accesorios, y el tercer lugar un kit de cámara deportiva 4K con tarjeta de memoria. Los ganadores se darán a conocer a través de la página web: www.caritas-mexico.org.mx

345
Francisco abre el Vaticano y comparte la mesa con mil 500 pobres

#JornadaMundialDeLosPobres

El Papa invita a mil 500 personas necesitadas para un almuerzo con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres. “No sólo es darles de comer, es comer con ellos” 

Un Vaticano de puertas abiertas. Para los pobres, los desposeídos y los más necesitados. No sólo de Roma, sino también de otros países europeos. Mil 500 de ellos compartieron hoy el almuerzo con el Papa en el Aula Pablo VI, el más grande auditorio de la Santa Sede. Degustaron albóndigas y polenta. Pero, sobre todo, disfrutaron de la compañía de Francisco. Porque, como dijo uno de los organizadores de la manifestación, “no se trata sólo de darles de comer… sino de comer con ellos”.

Tras celebrar la misa, para más de cuatro mil personas en la Basílica de San Pedro, y de bendecir a una multitud con la oración mariana del Angelus, el pontífice se dirigió hasta la sala donde ya lo esperaban los comensales. Distribuidos en decenas de mesas redondas, cual banquete nupcial. En medio, una gran mesa rectangular esperaba al Papa.

A su ingreso, los presentes aplaudieron entusiastas. Entre selfies espontáneos, abrazos y saludos emocionados, Jorge Mario Bergoglio llegó a su lugar. Desde allí dirigió unas palabras improvisadas. Tomó el micrófono, saludó a todos y les agradeció su presencia.

“Vamos a compartir el almuerzo deseándonos lo mejor los unos a los otros. Ahora vamos a rezar a Dios para que bendiga esta comida y aquellos que la han preparado, bendiga todos nosotros, nuestros corazones, nuestras familias, nuestros deseos, nuestras vidas. Que nos de salud y fuerza. Amén”, dijo, hablando en italiano.

Luego, antes de sentarse, envió una bendición a todos los otros pobres que fueron recibidos, también este domingo, en comedores esparcidos por la capital italiana. “Roma está llena hoy. Un saludo especial y un aplauso a ellos”, pidió el Papa. Inmediatamente ocupó su lugar y comenzó a departir con quienes estaban a su lado.

Entonces comenzó el desfile de platillos de comida típica italiana. Unos 40 diáconos de la diócesis de Roma y 150 voluntarios de las parroquias de la ciudad sirvieron ñoquis sardos con tomate, aceitunas y queso, albóndigas con verduras, polenta y brócolis, de postre tiramisú, agua, refresco de naranja y café. Todo parte de un menú ofrecido por el restaurante “Al Pioppeto”.

Entre los invitados no sólo destacaron italianos sino también personas procedentes de País, Lyon, Nantes, Varsovia, Cracovia, Bruselas y otras localidades europeas. El momento fue amenizado por la banda de la Gendarmería Vaticana y el coro “Las dulces notas”, compuesto por niños de 5 a 14 años.

“Francisco habla mucho que hay que tocar la carne de Cristo. No es solamente darles de comer sino comer con ellos, es decir responder a la necesidad de compañía que también tienen. No es solamente el pan material sino también el pan espiritual. El Papa insiste que los pobres deben ser los primeros destinatarios de la evangelización, tenemos también que ofrecerles el evangelio”, explicó Alejandro Díaz, oficial del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, el organismo del Vaticano responsable de organizar la comida.

En entrevista con el Vatican Insider destacó que, con el almuerzo, el líder católico busca dejar en claro que el centro del mensaje cristiano es “estar pendiente del hermano” y “del que tiene más necesidad”. Señaló que, también, busca visibilizar las “muchísimas iniciativas de voluntariado y acción social que hay en todo el mundo” y sacar a la luz la labor de las personas que, en el silencio, se ocupan de ayudar a los pobres.

Destacó que, a la Jornada Mundial de los Pobres (creada por Francisco y que toda la Iglesia celebra este domingo) se han sumado “con entusiasmo” obispos y fieles en diversos países organizando iniciativas similares.

“Son muchas familias que han decidido acoger este llamado del santo padre y ayudar, invitando a algún pobre a almorzar, teniendo alguna acción de caridad para con el prójimo. Todo el magisterio, la vida del Papa Francisco cada día es una pequeña sacudida que nos invita a vivir radicalmente el evangelio de Jesús”, apuntó.

Artículo publicado por Andrés Beltramo en: http://www.lastampa.it/2017/11/19/vaticaninsider/es/vaticano/francisco-abre-el-vaticano-y-comparte-la-mesa-con-mil-pobres-Kl1oUC3Cte2RCskmQH9ujO/pagina.html

 

 

Destacados

245
El Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC) presenta un panel multidisciplinario experto en ciencia social y dura, religión, teología, sociedad civil y doctrina...