Conferencia. El Evangelio: raíz profunda de los derechos humanos