Doctrina Social de la Iglesia para jóvenes

Doctrina Social de la Iglesia para jóvenes

4910

Detrás del catecismo de temas sociales para jóvenes estará escrito: “Quien no es revolucionario no puede ser cristiano” (Papa Francisco). Es un catecismo social que fue publicado el mes de Julio y regalado a los jóvenes por el Papa con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Cracovia.

Se llama DoCat”, titulo que resume bien el contenido: es un catecismo (Cat), que trata de responder a la pregunta que muchos católicos nos hacemos delante de las diversas realidades cotidianas que vivimos: ¿qué debemos-podemos-queremos hacer como católicos en el mundo? (what to do?).

El título está en inglés por la sencilla razón de que quiere ser un complemento de otro catecismo ya publicado: el YouCat, un Catecismo para jóvenes, que también fue regalado y publicado a los jóvenes en la jornada de Madrid (2011). En realidad era una versión breve del Catecismo de la Iglesia Católica que se usa en nuestras parroquias; la particularidad del YouCat estaba en el lenguaje y el modo de presentar nuestra fe a los jóvenes: era un lenguaje sencillo, claro, profundo, a modo de preguntas y respuestas; complementado con frases y testimonios de los santos, filósofos y científicos. Además de que era una edición “menos solemne” en la presentación y muy agradable en el manejo.

Pero ya no basta tener claras las verdades de nuestra fe “en la mente”; no basta “saber responder” con citas bíblicas a memoria, las preguntas que hacen otros credos religiosos en nuestra puerta, no basta “decir la fe” si no la sabemos traducir a la vida cotidiana, donde el mal, la injusticia y una larga lista de hechos nos cuestionan y muchas veces nos dejan sin palabras. Es necesario dar otro paso y, como dice San Ignacio, comenzar a “poner el amor en las obras más que en las palabras”. Y no es fácil, ni a nivel personal donde se deben hacer cada día muchos pequeños discernimientos ni a nivel comunitario y social, donde grandes cuestiones nos dejan perplejos e inmóviles por su complejidad.

El problema para muchos es que llega un momento en el que nos preguntan (y también nos preguntamos nosotros mismos) ¿dónde está tu Dios? ¿qué hace tu Iglesia? ¿de qué te sirve tanta fe? Evidentemente son preguntas que tocan la fe y la práctica de la vida cotidiana y cada una tiene un contexto desde el cual deben ser contestadas, cuando se puede; pero la pregunta permanece para todos ¿qué vamos a hacer?

Allí nacen las enseñanzas sociales de la Iglesia. Cuando el Evangelio, nuestra fe, se encuentra con la realidad que le hace preguntas. Allí, el discípulo, con mirada evangélica, se esfuerza por dar una respuesta que no sea sólo teórica, sino que abra camino a la transformación de las realidades. No es difícil enumerar preguntas en una realidad tan revuelta como la que tenemos hoy en la Arquidiócesis: ¿debe la Iglesia decir algo respecto a la corrupción? ¿qué palabra es la adecuada frente a las protestas sociales? ¿de lado de quién y porqué nos debemos poner? Ambientalistas, defensores de derechos humanos, maestros, políticos, padres de familia, los jóvenes, nos preguntamos ¿qué hacer? Y anhelamos en el corazón hacer-provocar-continuar la revolución a la que nos llama la fe hoy.

El catecismo social seguramente será una edición breve del Compendio de Doctrina Social, a modo de instrumento pedagógico juvenil, pero servirá a muchos más que se quieran acercar a la enseñanza de la Iglesia sobre los temas sociales y/o a quienes quieren enseñar en un modo sencillo y profundo la misión de la Iglesia en el mundo. No podría ser una especie de recetario donde se encuentran todas las respuestas porque está dirigido a todo el mundo, pero sin duda servirá como un faro orientador a quienes buscan, como dice San Antonio: “que cesen las palabras y hablen las obras”.

Es bueno recordar además que las enseñanzas eclesiales en temas sociales tienen una doble dimensión: por un lado son enseñanzas permanentes (brotan del Evangelio que no cambia) y por otro lado son cambiantes, dado que los contextos son diversos; por lo que se requerirá siempre un discernimiento en cada contexto de las enseñanzas del DoCat. Se trata de criterios que iluminan las decisiones y no de “recetas” sociales.

A la publicación del DoCat se unirán sin duda los discursos del Papa en Polonia a los jóvenes, donde seguramente tocará temas de justicia social. Ojalá muchos lo quieran tener en sus bibliotecas parroquiales, estudiarlo y criticarlo en grupos, regalarlo a los jóvenes cuyas profesiones tienen incidencia social y especialmente procurar llevarlo a la práctica, cada uno en su contexto y desde su trinchera. Se puede considerar un elemento esencial para la formación de los cristianos hoy.

Pbro. Rodolfo García Martínez. Pontificio Colegio Mexicano en Roma

Aquí puedes descargar de manera gratuita la App de DOCAT para

iOS:  https://itunes.apple.com/us/app/docat-what-to-do/id1125955404?mt=8

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.docatapp