Don Salvador Domínguez Reynoso un hombre incansable

Don Salvador Domínguez Reynoso un hombre incansable

1646

 

Don Salvador Domínguez Reynoso un hombre incansable

Salvador Domínguez Reynoso, nació el 17 de octubre del 1929, contador público de profesión y egresado de la Universidad Autónoma de México,  fue un ejemplo de solidaridad, durante toda su vida: promovió la unión, los valores y el servicio a los demás. A sus 84 años fallece dejando un gran legado de amor al prójimo, mismo que se vive y trasmite, a través de sus obras asistenciales.

Admirable es el bien de quien encuentra en el servicio y la práctica de la caridad evangélica su misión en la vida. Así la vida de Don Salvador Domínguez  piedra angular en la Iglesia Universal por considerar la repercusión de sus múltiples acciones sinérgicas a nivel de pastoral y trabajo comunitario en México, Centro América, Cuba y -Haití  un país de hermanos especialmente amados- en quien tanta esperanza tuvo.

El contador Domínguez fue un claro referente en nuestro caminar en el compromiso que como laicos tenemos, pionero de la pastoral social en la Arquidiócesis de la Ciudad de México, cofundador del Imdosoc, Fundador de Centro de Comunicación Cristiana de Bienes.

Seguidamente varias citas de las Sagradas Escrituras inspiraron la misión de Salvador Domínguez, como la cita de los Documentos del Concilio Vaticano II, «No dar por caridad lo que ya se tiene por razón de justicia» y esta idea dio impulso a su presencia efectiva y benéfica en comunidades de los países antes citados. (México, Haiti, Cuba, Centroamericano) sin dejar de pensar en el seguimiento e fraterno que tenia de años con misioneros mexicanos en otras latitudes como Egipto.

La confianza plena en el equipo de la Fundación CCB le hizo dar pasos certeros y ver siempre con esperanza los proyectos comunitarios en zonas populares y marginadas del Distrito Federal y zonas con urbanas. Ser puente y enlace era la tarea a cumplir y se logró en comunidades de Xochimilco, el Ajusco, colonia Santo Domingo, Chalco, etc. Donde la promoción de las personas en los niveles de alimentación, salud, vivienda, servicios, trabajo conjunto con autoridades, fueron motivando el trabajo en barrios y comunidades que propiciaron el desarrollo de las familias y localidades.

Distintivo de la personalidad de Don Salvador fue hacer sentir a toda persona como un hijo muy amado de Dios, merecedor de ser escuchado y atendido, valorando su potencial como personas generadoras de su propio bien.

Como ejemplo de esta actitud de esperanza en el porvenir de las personas y los pueblos es Haiti, proyecto que fue cumplido desde antes que el mundo dirigiera su atención a este pueblo tan lastimado. El llevar buenas noticias a este país con la inauguración del Instituto Haitiano de Doctrina Social Cristiana mismo que convocara a diversos actores de la sociedad para reflexionar y actuar en un país cuya pobreza que viven sus habitantes ofende y cuestiona a todo cristiano que busca hacer realidad el proyecto de  comunicar los bienes de manera mas justa.

Hace unos días en la reunión de padres de familia de la escuela donde laboro y previa la conformación del consejo de convivencia para la resolución de conflictos, recordaba al contador Domínguez cuando comentaba al momento de buscar conciliar y llegar a acuerdos «mi verdad no, tu verdad no, vamos juntos a buscarla»…

La visita del contador Domínguez -a la Escuela Creadores de la Humanidad-  en el Estado de México, así como varios proyectos de comunidades que esperan aun una noticia que favorezca el crecimiento de sus integrantes. Tendremos gran tarea para  tomar con entusiasmo los proyectos cada integrante de las múltiples fundaciones que conocieron a tan grande promotor del bien y de el cuidado por la fraterna convivencia y solidaria ayuda a quienes viviendo en situaciones vulnerables nos merecen todo el respeto y  nuestros esfuerzos para seguir soñando con el mundo de paz y justicia que Jesús nos anunció.

En una entrevista publicada en el portal de “Desde la Fe”, comentó que la formación espiritual ayuda a la conciencia social, “la diferencia se ve cuando una persona formada espiritualmente construye una conciencia social, porque aunque no tenga ni qué comer, está dispuesta a compartir con sus hermanos, sin buscar nada a cambio, y no es igual cuando se realiza una actividad filantrópica sin conciencia espiritual”.

Salvador Domínguez Reynoso veía que la problemática en el mundo se podía resolver con el valor de la  solidaridad, con esto fue el creador de Redes que a través de Fundación CCB, apoyó y ayudó a la población más necesitada.

Durante el 30 aniversario del IMDOSOC, Don Salvador Domínguez manifestó:

“La importancia del IMDOSOC, no es simplemente conocer qué es la doctrina social cristiana, qué significa, no, yo diría, lo más importante es como el evangelio, como lo podemos apreciar, vivir, comunicar, pero sobre todo vivir, cómo podemos vivir el evangelio, yo diría que es una labor que nos ha otorgado a los laicos de esta generación extraordinaria.”

“Porque hemos vivido el evangelio, nos hemos comprometido a trabajar verdaderamente en las labores que nos pide el evangelio, en el amor a nuestros hermanos, el amor a los pobres y sobre todo decir, estamos aquí, todos unidos en una comunidad cristiana que eso somos, una comunidad cristiana en que amamos a Dios, amamos a Cristo, amamos a la Virgen, amamos a la Iglesia y queremos trabajar con ella codo con codo.”

“Y nosotros simplemente con los valores de la doctrina social cristiana: solidaridad y subsidiariedad sentir la responsabilidad de que somos corresponsables de la problemática de nuestros hermanos pero al mismo tiempo subsidiarios, no vamos a hacer la labor que a ellos les corresponde, vamos a complementar lo que les falta”

Durante otra entrevista realizada por Jesús Arizmendi, para www.anunciacion.com.mx, el contador mencionaba que la pobreza sigue creciendo y no existen soluciones “Hablando de la situación por la que atravesamos; por momentos críticos en lo económico, técnico y social; aunado a esto, el problema de la pobreza es que sigue creciendo alarmantemente, con todo y que se dice, que se habla, que estamos solucionando problemas. No es así, estamos muy atrasados.”

Nos unimos en oración por su eterno descanso.

Colaboración de Ana Alicia Avila Ortega y Anunciación.com.mx