Ética y política

Ética y política

925

El escenario sociopolítico del país está condicionado por las próximas elecciones federales y estatales donde habrán de disputarse 2,159 cargos políticos a nivel federal en los comicios del 7 de junio. Se disputarán 500 diputados federales, 9 gubernaturas, 641 diputaciones locales, 993 alcaldías y 16 jefaturas delegacionales. La violencia ha dejado hasta el momento 4 candidatos y un precandidato muertos y otros amenazados por grupos armados. Las “campañas”, si es que así se pueden llamar, están llenas de descalificaciones y vacías de propuestas. Viejos esquemas se presentan como nuevos, promesas inalcanzables y hasta irracionales saturan los medios de comunicación. La clase política ha demostrado una vez más que no está a la altura de las necesidades de las personas, especialmente de los más vulnerables y excluidos de la sociedad, y sin embargo se sirven con la cuchara grande a la hora de asignarse recursos, ya que son capaces de eso y de más, porque nos conocen y saben que somos incapaces de organizarnos. Todo lo anterior es promovido por un sistema político basado en estructuras que generan injusticias.

La realidad de México, en gran medida, se explica, por la indiferencia de los católicos o de los que nos decimos católicos, y así será en los próximos años. Las circunstancias del país exigen el compromiso y la participación para un mejor presente y futuro de México. Sin embargo se confirma el llamado hecho en Aparecida: “la notable ausencia, en el ámbito político, comunicativo y universitario, de voces e iniciativas de líderes católicos de fuerte personalidad y de vocación abnegada, que sean coherentes con sus convicciones éticas y religiosas. Los movimientos eclesiales tienen aquí un amplio campo para recordar
a los laicos su responsabilidad y su misión de llevar la luz del Evangelio a la vida pública, cultural, económica y política” Nos toca pues participar activamente en los próximos comicios y más allá, desde una lógica de actuar en justicia y trabajar por la justicia, siempre denunciando las injusticias por el México en paz que merecemos. Como ha recordado recientemente el Papa Francisco, “La política tan denigrada, es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común”.

Misión del IMDOSOC

Somos una institución de laicos católicos, con espíritu ecuménico, en diálogo con las culturas; cuya misión es contribuir a formar la conciencia personal y social, para construir una realidad social justa a la luz del Evangelio y a través de la investigación, la enseñanza y la difusión del pensamiento social cristiano.