IMDOSOC pide a Diputados de la LXIII Legislatura acabar con la corrupción...

IMDOSOC pide a Diputados de la LXIII Legislatura acabar con la corrupción y preservar el bien común al aprobar leyes

1000

Luz Gómez Vieyra

El Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC) entregó una carta a los 500 diputados que inician actividades en la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión.

El presidente de la Institución, Lic. Román Uribe Michel, y el coordinador de la Comisión Política y de Libertad Religiosa, Dr. Raúl Gónzalez Schmal, exhortaron mediante un escrito a los legisladores, a que se dispongan a emprender el rescate de “nuestra vida pública”, a pesar de su filiación política, y que no les guíe otra preocupación que la del interés público, volteando a ver de manera preferencial a los más desfavorecidos:

“Que no haya una ley que no se discuta sin tener en cuenta siempre en qué puede afectar a los más pobres de nuestros connacionales; que las filias y fobias partidistas no oscurezcan el horizonte de la justicia; que los prejuicios ideológicos no impidan la visión de la verdad; que con auténtica buena voluntad se potencie el diálogo como medio privilegiado para favorecer el bien superior de la nación, sobre la base de la cultura del encuentro, del respeto y del reconocimiento de las legítimas diferencias y opiniones de los demás” , señala la carta.

Asimismo, el IMDOSOC pide a los diputados que cambien la forma de hacer política y mejoren la percepción de la población sobre el trabajo que se realiza en la Cámara de Diputados, debido a que sus índices de aprobación son muy bajos: “pensamos que ustedes pueden iniciar una lucha frontal contra la corrupción política en nuestro país. Tienen los medios instrumentales y las atribuciones constitucionales para hacerlo, sólo les faltaría la voluntad política —que incluye la intachable conducta personal de cada uno— para hacerlo.”

“México merece que esta legislatura sea histórica: que restaure la política —en su privilegiado ámbito legislativo— como la acción transformadora orientada a construir un país en donde la corrupción y la impunidad sean la excepción y no la regla, y en donde el bien común prevalezca sobre los intereses particulares”, alientan en el escrito.