“Hoy no circula total” no es solución para frenar crisis ambiental:IMDOSOC

“Hoy no circula total” no es solución para frenar crisis ambiental:IMDOSOC

 Boletín de prensa

Ciudad de México a 31 de marzo del 2016

 

“Hoy no circula total” no es solución para frenar crisis ambiental:IMDOSOC

Ante la gravedad que representan los altos niveles de contaminación, para la salud y la calidad de vida de los que habitamos o transitamos por la Ciudad de México y su zona metropolitana; y las recientes medidas que adoptó la Comisión Ambiental de la Megalópolis de implementar por unos meses el programa “Hoy no circula” para todos los automóviles y así disminuir el deterioro del medio ambiente,  el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (IMDOSOC) reconoce el esfuerzo de las autoridades para enfrentar dicho problema, sin embargo, advertimos los siguientes riesgos:

1.- La experiencia nos dice que la población optará por adquirir un nuevo automóvil para poder circular todos los días. Aumentará el padrón vehicular y con ello la contaminación.

2.-  El transporte público se pondrá a prueba tanto en su eficiencia como en su capacidad para transportar a la ciudadanía.

3.- Y el peligro más grave sería que no se disminuyan las partículas contaminantes y en cambio aumente la corrupción que tanto daño le está haciendo a nuestro país.

Pero, también proponemos consideraciones éticas, sociales y urbanas que no deben dejar de valorarse:

1.- Las autoridades y la población debe reconocer que la grave crisis de contaminación y deterioro ambiental es sólo la consecuencia de una grave crisis de planeación urbana, así como la corrupción y falta de aplicación de la normatividad existente en esta materia.

2.- Es necesario fortalecer la cultura de la legalidad, es necesaria la transparencia en las políticas públicas que asuman los gobiernos en esta materia. Lo que incluye información verídica y puntual de los niveles de contaminación, sin responder a los intereses de unos cuantos y siempre velando por el bien común.

3.- No debemos olvidar que esta crisis antes de ser ambiental, es una crisis social y humana, donde toda política pública debe poner sus cimientos.

4.- Los gobiernos deben ofrecer y garantizar un transporte público eficiente, incluyente y al alcance de todos los ciudadanos, ya que se ha vuelto inhumano, inseguro y poco accesible a personas con discapacidades.

5.- Regular de igual manera la contaminación del transporte público y las unidades de carga, contaminantes que a diario padecemos los habitantes de esta megalópolis.

6.- Tomar en cuenta al mundo académico, para trabajar conjuntamente en soluciones que aminoren las emisiones contaminantes a la atmósfera.

7.- Concientizar a la población sobre el uso responsable de vehículos y de combustibles fósiles. Además crear campañas para evitar el consumo y la generación de basura, muchos nos preguntamos ¿qué pasó con la política de reciclaje?

¡Los ciudadanos necesitamos soluciones de fondo! Ya lo advertía el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si’: “La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales, a los problemas que van a apareciendo entorno a la degradación del medio ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance de paradigma tecnocrático”.

“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”. (Laudato Si’ 139)

No hay comentarios

Enviar una respuesta