=
Buscar

- Resultados

Si usted no encuentra lo que necesita, intenete nuevamente con otra combinación de palabras.

Casa hogar para niñas invidentes

La adversidad no es un mal absoluto, es la gran oportunidad para rehacer la vida.

La Casa Hogar de niñas invidentes “Rosa de la Torre” inició sus actividades en 1965 dando albergue y educación a niñas desamparadas. Bajo la dirección de la Congregación de hermanas dominicas de Santo Tomás, esta casa hogar cuenta con más de 40 años de servicio en los que brinda protección y educación integral a 18 niñas y jóvenes, cuyas edades van de los 6 a los 27 años y a un niño de 6 años, todos ellos con discapacidad visual.

El objetivo de esta institución es hacer que las jóvenes sean capaces de valerse por sí mismas y enfrentar la vida, desde los valores cristianos, para desenvolverse con seguridad en cualquier ámbito. Ya sea estudiando una carrera o aprendiendo un oficio se busca que ellas mismas sean generadoras de bien para la sociedad y sus futuras familias.

La directora de esta casa hogar, Hermana María de los Ángeles Zavala —mejor conocida como Madre Antonina—, explicó: “La primera niña invidente que vivió en la casa es ahora abuela y su presencia aquí hizo centrar nuestra atención a las niñas invidentes. Actualmente todas nuestras residentes estudian en diferentes niveles escolares desde preescolar hasta la licenciatura, según su edad y capacidades”. Y agregó: “Nos enorgullece saber que Martha Angélica, una de nuestras jóvenes, trabaja en el banco HSBC, después de haber concluido su carrera de psicología organizacional en el Tecnológico de Monterrey, gracias al apoyo del buró de crédito quienes pagaron íntegramente sus estudios profesionales”.

Considerando las múltiples habilidades que las niñas y jóvenes pueden tener, se buscan los medios para que realicen sus estudios; ejemplo de ello es Susi, otra de las residentes de la casa, quien es excelente para la repostería, peinado y el baile de salón, cada niña es un caso muy particular y se les motiva para el estudio, según sus aptitudes, porque su formación será la puerta que les abrirá oportunidades de crecimiento en la vida, comentó la hermana Antonina.

Las niñas estudian desde preescolar hasta sexto grado de primaria en el Instituto Nacional para la Rehabilitación de Ciegos y Débiles Visuales que se encuentra en Coyoacán. Una vez que egresan del instituto entran a la secundaria pública escolarizada con niños que tienen todas sus facultades, van aprendiendo a moverse en la calle con el bastón, con la instrucción de un profesor invidente que les enseña cómo trasladarse por la ciudad.

De esta forma se busca que logren ser independientes y moverse por toda la ciudad, como Blanca que es estudiante de la carrera de ciencias de la comunicación en la UNITEC plantel Ermita y se traslada sola hacia su universidad, como también lo hacen las niñas de este hogar desde que cursan la secundaria, sólo ayudadas de su bastón.

Los recursos con que cuenta la casa hogar son pequeños donativos que eventualmente ofrecen vecinos que conocen la institución y jóvenes universitarios que han realizado su servicio social en la casa hogar, también reciben el beneficio de voluntarios y la asistencia de profesores que les enseñan música, danza clásica, danza regional y manualidades. Además de una clase semanal que les ofrece la alberca de Nelson Vargas.

Con satisfacción y agradecimiento, la hermana Antonina expresa: “Nuestros niños cuentan con clases extraescolares que los mantienen en constante actividad y les ofrecen desarrollar sus talentos, gracias a los cuales han recibido invitaciones y reconocimientos por instituciones como la Universidad La Salle, la Sala Ollín Yoliztli entre otras. Dentro de sus logros destaca la grabación de un disco dirigidas por su profesor de música”.

A cien años de haber iniciado la Congregación de hermanas dominicas de Santo Tomás bajo el carisma de su fundadora, la religiosa mexicana Madre Rosa de la Torre, las hermanas continúan realizando su misión en el servicio a los niños más necesitados, quienes nos enseñan la decisión de vivir en plenitud, explotando nuestras capacidades al cien por ciento.

Si deseas apoyar a esta casa hogar puedes colaborar comprando cajeta, queso o chiles envasados, dando una beca para las niñas o jóvenes universitarias que a veces interrumpen sus estudios por falta de recursos. También se reciben donativos en especie como ropa, alimentos, muñecos de peluche y otros.

CASA HOGAR PARA NIÑAS INVIDENTES
Hna. María de los Ángeles Zavala Luna (Madre Antonina)
Av. Coyoacán n. 751, (casi esquina con San Borja)
Col. Del Valle, México, D.F.
Tel. 55 75 06 17
casahogar_ninasinvidentes@hotmail.com

Ana Alicia Ávila Ortega

    3

    Blog IMDOSOC

    235
    Queridos amigos: Me complace tener esta oportunidad de encontraros durante mi visita al Reino de Marruecos. Es una ocasión que me...

    209
    ¿Por qué celebramos el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer? Hagamos un poco de historia: el 8 de marzo de 1857, las...

    Reflexiones

    1549
    DESCARGA AQUÍ  EXHORTACIÓN APOSTÓLICA GAUDETE ET EXSULTATE DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL 1. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que...

    3134
    VIDEOS DE LA JORNADA SOCIAL MIGRANTES Y SOLIDARIDAD INFORME FRONTERA CERRADA  Introducción La migración es un fenómeno mundial. Hoy cada vez más personas se movilizan de...

    Redes sociales

    17,896FansLike
    358FollowersFollow
    7,788FollowersFollow
    1,416SubscribersSubscribe

    Nuestras revistas

    239
    Promotores del catolicismo social ¿Qué motiva a una persona a dedicar parte de su vida al desarrollo social? Para los promotores del catolicismo social, sin...

    278
    La cuestión social inicia 2019 con una selección de artículos con testimonios sobre grandes pensadores sociales y uno de los eventos más relevantes para...

    Calendario de eventos

    julio, 2019

    Más opciones

    No hay eventos

      0

      contacto2

      Escríbenos mediante este formulario de contacto

      Nombre *

      Apellidos *

      Correo *

      Estado

      Teléfono de contacto

      Teléfono celular

      Déjanos tus comentarios

      Acepto políticas de privacidad

      Detalles de contacto

      Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana.
      Pedro Luis Ogazón No. 56
      Guadalupe Inn D.F.
      C.P. 01020 México
      Teléfono: 56614465
      Fax: 5661-4286
      Email: contacto@imdosoc.org

      Redes Sociales

      Horario de atención

      De lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

      Destacados

      “La dimensión religiosa de la cultura es sumamente importante y urgente para lograr la calidad de vida humana, en el plano social e individual”

      (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n. 559)

      Ante los problemas de adicción y violencia en nuestro país, existe una propuesta creativa de reingeniería social implementada por la Fundación Qohélet A.C., institución con 10 de años de experiencia en atención a jóvenes, niños y sus familias, que promueve la prevención y calidad de vida incluyente.

      Benjamín Córdova, director de Qohélet, explica los orígenes de la fundación: “Las malas decisiones además de la experiencia de soledad, violencia y sentimiento de abandono que tuve desde los 12 años, me dieron la facultad o empatía de poder entender lo que otros chicos pueden vivir. Motivado por un encuentro fuerte con el amor de Dios y la cercanía del Padre Alfonso Navarro, M.Sp.S., comprendí que debía comprometerme en un proyecto contra las adicciones”.

      El director de la fundación y también instructor de aikido, expresó:

      “Cuando terminé mis estudios de bachillerato me consagré a esta labor de orientación a jóvenes a través de estrategias de reingeniería social, donde la dinámica de trabajo con los jóvenes y niños se da por medio del arte, del deporte, la religión, y de las terapias psicológicas en comunidades de alto riesgo. Nosotros promovemos un método misionero donde nos acercamos a la gente, no esperamos a que vengan”.

      La organización de la fundación se centra en cuatro áreas de trabajo con un nombre específico:

      1. D-misión. El primer contacto con la comunidad, visiteo.

      2. Casa Super-Arte. El espacio físico de contacto permanente donde se imparten clases de arte, teatro, performance con temática social, disciplinas deportivas y terapias psicológicas.

      3. Form-arte. La generación de contenidos y programas apli-cados a intervención personal y familiar.

      4. Fantástica. La difusión de sus servicios humanos y culturales, desde su experiencia en el campo de la reingeniería social al servicio de niños, jóvenes, padres de familia y maestros.

      Y comentó el profesor Córdova: “Es una tristeza saber de familias donde todos sus miembros están involucrados en el narcotráfico, ante esta situación me cuestiono como el filósofo ruso Berdayev: ‘Cuando la frágil manada se convierte en jauría’ y es ahora una realidad que ataca a nuestras comunidades”.

      Una de las metas que la fundación tiene a mediano plazo es beneficiar a cuatro mil familias ubicadas en cinco colonias del sur de la ciudad en la delegación Tlalpan, para eso se necesitan ocho visitadores que realicen el primer paso de contacto con la población, por ahora sólo cuentan con un visitador y sus instalaciones están listas para iniciar una remodelación que brinde el espacio necesario para dar atención a más personas.

      Además explicó el director de Qohélet: “Hemos tenido reuniones con asociaciones de la sociedad civil que trabajan en esta misma línea de prevención, y proponemos al Poder Ejecutivo considere el proporcionarnos el 1% del PIB para implementar otros proyectos en este nivel respaldados por la experiencia, el trabajo comprometido y la transparencia, que impulsen formalmente el cambio en el rubro de violencia y adicciones”.

      Fundación Qohélet requiere visitadores que motiven a niños y jóvenes desde la experiencia personal, el testimonio de haber tocado fondo y superarlo, es muy útil para la población que se encuentra en riesgo. Qohélet también se encuentra a disposición de instituciones educativas o empresariales adaptando el mensaje según el público. Considera en sus objetivos el ser una franquicia social sustentable. ¡Unamos esfuerzos!, porque el cambio a beneficio de todos se puede lograr

      Libro bíblico Eclesiástés o Qohélet
      FUNDACIÓN QOHÉLET
      CASA SUPERARTE
      Dir. Benjamín Córdova García
      Calle Cuauhtémoc esq. Moctezuma
      Colonia Pueblo Quieto
      Deleg. Tlalpan, CP 14040
      México, DF
      Tel. 51 71 84 04
      www.qohelet.org.mx
      info@cohelet.org.mx
      Ana Alicia Ávila Ortega

      El silencio no es una limitante, es un espacio donde soy persona.

      Desde 1999 el Centro Clotet A.C., brinda educación integral a adolescentes y jóvenes sordos de escasos recursos. Los docentes de este centro educativo realizan su misión con el carisma de san Antonio María Claret y el Padre Jaime Clotet co–fundador de la congregación de misioneros claretianos que en España se dedicó a la educación de los sordos durante el siglo XIX.

      “El Centro Clotet ofrece educación primaria, secundaria, preparatoria, talleres laborales y taller de lengua de señas avalados por el Instituto Nacional para la Educación de Adultos y la Secretaría de Educación Pública, aunque en el Centro Clotet se incluyen otras materias dentro del mapa curricular como biología, física, español en sus diferentes niveles, que para ellos es su segunda lengua”, explicó el director del Centro, el hermano Adolfo Villaseñor.

      También se considera en el programa de estudios las actividades deportivas y artísticas, todos estos estudios en modalidad de sistema escolarizado o presencial.

      A los alumnos del Centro también se les brinda formación humana y espiritual como la catequesis que los prepara para recibir los sacramentos y Ejercicios Espirituales durante los tiempos fuertes de la liturgia, se cuenta con la presencia de un sacerdote que los confiesa en lengua de señas. También se imparten clases de valores para todos los alumnos, pues pueden profesar diferentes credos.

      La pastoral de sordos atiende a esta población en la Iglesia de San Hipólito (ubicada detrás del metro Hidalgo), también colaboran en esta misión los hermanos Carmelitas en la Iglesia de la Sabatina y los misioneros del Espíritu Santo en el Altillo, es en estos lugares donde celebran la misa dominical para sordos, y preparan a los fieles con la catequesis sacramental, incluso para el matrimonio.

      Desde hace diez años se fundó una alianza llamada Comité Promotor Nacional de Comunidades de Sordos, formado por líderes sordos, intérpretes, sacerdotes y religiosas, cuyo objetivo es buscar que en cada comunidad se atiendan los casos de personas sordas y que surjan líderes entre ellos mismos.

      Alejandro tiene 70 años, es un claro ejemplo de que en esta condición se puede salir adelante junto con su familia, él es sordo, catequista y líder comprometido desde hace 26 años en la iglesia de San Hipólito, se desempeña como maestro de lenguaje de señas, junto con su esposa. Este matrimonio ha llevado adelante a su familia, tienen dos hijos (que sí escuchan y hablan) actualmente profesionistas exitosos. Alejandro y su esposa comparten sus conocimientos y experiencias con jóvenes y adultos de la comunidad eclesial de San Hipólito. Su testimonio es vencer juntos cualquier adversidad por imposible que parezca, aun carentes del sentido del oído.

      Otra alumna del Centro Clotet se llama Nora, una joven de 25 años, quien antes de conocerlo vivía aislada en su casa, no sabía el lenguaje de señas ni tenía comunicación alguna con los demás. Actualmente Nora lleva dos años estudiando en el Centro Clotet y se observan cambios significativos en ella, ahora se ríe, socializa, trata de entablar conversación en lengua de señas. Para ella fue todo un proceso, pues vivía encerrada en su casa y se encontró con salir a un mundo donde ve que hay gente igual que ella y se dio cuenta que puede superar su condición y aprender a comunicarse. Ha descubierto también su habilidad para la danza participando en bailables para los festejos del mismo Centro educativo, como otros jóvenes han observado en esta institución, su facilidad para declamar con lenguaje de señas, para el teatro o para el deporte.

      En Clotet hay alumnos que cuentan con implante coclear y hablan muy bien, pero que vienen a la escuela a aprender el lenguaje de señas como segunda lengua. Por medio del implante pueden escuchar no al cien por ciento, pero logran hacerlo, desgraciadamente por lo general son rechazados por las personas oyentes y el aprender el lenguaje de señas es una gran ayuda para estos alumnos, a pesar de ser poco indicado por médicos que sugieren no aprender lenguaje de señas para no perder avances logrados en cuanto a la comunicación.

      “Nuestro carisma es ser misioneros servidores de la Palabra”, expresa el Hermano Adolfo Villaseñor, pedagogo y director de Clotet, y continúa explicando: “Buscamos llegar a los que están más alejados, pero también a los más necesitados, como es la población de personas sordas, ya que para ellos es difícil vivir en un ambiente donde todo mundo oye”.

      Como parte de los servicios religiosos que ofrecen los hermanos claretianos, el Padre Ernesto Mejía, rector en la iglesia de San Hipólito, explica la homilía en lenguaje de señas, las demás partes de la misa las interpretan otras personas que dominan este canal de comunicación. Cabe señalar que los profesores del Centro Clotet tienen como misión enseñar a alumnos sordos y su pago más que monetario, es la satisfacción de colaborar en la enseñanza y desarrollo de estos jóvenes que son ejemplo de voluntad y tenacidad en su proceso educativo.

      Si deseas colaborar con el Centro Clotet puedes becar a un alumno o ayudar en las necesidades académicas y de acondicionamiento de sus instalaciones abonando a:

      Centro Clotet, A. C.
      Cuenta Banamex 02834280577

      Tu donativo dará esperanza a quienes a pesar de la adversidad de vivir sin escuchar, buscan ser independientes y desarrollar todos sus dones y habilidades para salir adelante en la vida.

      CENTRO CLOTET, A.C.
      Hermano Adolfo Villaseñor,
      Calle Heriberto Frías # 711
      Col. Del Valle
      Del. Benito Juárez,
      México, D.F.
      Tel. (01 55) 55 23 30 60
      55 23 68 50
      centroclotet@yahoo.com.mx

      Ana Alicia Ávila Ortega

      Por las calles del centro de la Ciudad de México, a plena luz de día, el ambiente permite ver la convivencia entre comerciantes que ofrecen variedad de productos, junto a mujeres en situación de prostitución o personas que vagan con la mirada perdida por causa de la droga. Dentro de este paisaje citadino se encuentra el Centro Social Eudes, A. C. que coordina la Hermana Dioselina Alvarado Durán, religiosa de la Caridad quien cuenta con 50 años de vida consagrada y 30 años de trabajar en La Merced brindando amor y comprensión a los más pobres, la hermana coordina también el albergue temporal para mujeres heridas y amenazadas en su dignidad.

      Ella nos dice que: “este trabajo de pastoral urbana es una misión amplia y bonita en la que gracias a Dios he tenido la oportunidad de servir a mujeres en ambientes de prostitución, droga o alcohol, chicas que salen de la cárcel, madres que salen de los hospitales y no tienen quien les ayude con sus bebés, para ellas es este apoyo”.

      Como decía san Juan Eudes cuando comprendió que su misión era trabajar en favor de mujeres que vivían en condiciones inhumanas, hace más de 350 años: “Mil vidas daría por salvar una de las muchas que se pierden”, actualmente como congregación las Hermanas de la Caridad y de San Juan Eudes, se dedican a la promoción integral de la mujer.

      A partir del Concilio Vaticano II se actualizó su labor apostólica, así pudieron salir a la calle, a las cárceles, a las parroquias, trabajar en las comunidades con familias porque antes sólo lo hacían con las mujeres que llevaban a sus casas.

      Es larga la trayectoria en el campo de la práctica de la caridad en el que la Hermana Dioselina ha caminado junto a sus hijos predilectos, quienes siendo vagabundos, drogadictos, mujeres en prostitución, son despreciados por la sociedad.

      “Trabajé algunos años en la Pastoral Social de Cáritas en el equipo de Monseñor Carlos Talavera, él fue nuestro consejero y director, también compartí la misión con el Padre Chinchachoma —misionero escolapio español, cuyo nombre verdadero era Alejandro García Durán—, con él coincidí en la esperanza que tiene la vida de toda persona que vive en condiciones de abandono y rechazo social, y fue el Padre Chinchachoma quien nos motivó para la creación de este centro en La Merced para la atención a mujeres y niñas”.

      Algunas de las historias de conversión de vida, de las que la Hermana Dioselina ha sido testigo fue un doctor que vino de Puebla buscando mejor oportunidad laboral, al no ser contratado se deprimió y se volvió alcohólico, vivió entonces como vagabundo por las calles. “Lo conocimos sin saber que era doctor y cuando nos enteramos de su historia, buscamos motivarlo, comenzó a ir a un grupo de alcohólicos anónimos para recuperarse y ahí impartió cursos de primeros auxilios. Ahora ya trabaja en un consultorio y ha cambiado su vida totalmente” comentó la directora del CSE.

      Difícilmente una persona puede aguantar el ritmo deshumanizante de vivir en la calle, es un aprendizaje grande ver su valentía y su forma de convivir tan fraterna; siendo testigo de esta realidad, me cuestiona el papel de quienes velan por los derechos humanos.

      ¿Por qué nos hemos deshumanizado, si verdaderamente hay derechos humanos? ¿Por qué no somos capaces de tenderle la mano al hermano que está tirado en la calle? Ellos son enfermos sociales, no son viciosos, muestran una necesidad de amor, de hambre, para que tú les tiendas la mano. ¡Entra al mundo de esas personas a quienes se les han negado sus derechos!, declaró la Hermana Dioselina.

      “Dentro de la propia familia se descubre lo que uno tiene y la necesidad del otro, se llega así a sentir el hambre de la gente, soy una persona de familia pobre gracias a Dios, pero mi padre nos enseñó que habían otros más pobres que nosotros con los cuales teníamos que compartir, no pasé hambre ni necesidad pero sí me iba a lugares donde la gente no tenía nada. Para ser misionero falta sentir el hambre de la gente, sentarse con ellos, experimentar lo que el pobre está sufriendo” expresó la directora del Centro Social Eudes.

      Continuó explicando: “Reunidos con nuestros hermanos que viven en la calle, preguntamos ¿qué es lo que saben hacer?, y así nos hemos enterado de que algunos de los jóvenes a quienes nos dirijimos son profesionistas o tienen un oficio, uno de ellos era profesor de educación física, tan pronto lo supo el grupo de compañeros de la calle, pidieron les enseñara algo y él tuvo la disposición de retomar su profesión para bien de sus compañeros que con la motivación de ejercitarse físicamente van dejando a un lado la droga o el alcohol”.

      Hace falta capacitar a la gente e interesarse por la persona, para que tengan un trabajo y así aprendan a ganarse la vida, evitando que roben para alimentarse.

      Los beneficiados por el Centro Social Eudes, se encuentran en este tiempo ante la incertidumbre de dónde podrán continuar recibiendo esta ayuda e impulso de su desarrollo, debido al vencimiento del contrato de comodato por el cual podían usar el pequeño inmueble que funciona como albergue para mujeres que han vivido situaciones de violencia familiar y para sus pequeños.

      Puedes ayudar a estas personas si compras bellos manteles deshilados, bordados y tejidos que venden para su manutención o bien puedes contribuir con lo que puedas, visita a los grupos de hermanos que viven en la calle, con donaciones en especie o aporta tus capacidades profesionales, su deseo de salir de esa dura realidad en la que viven es muy grande, ofrezcámosles nuevas alternativas para tener una vida mejor.

      CENTRO SOCIAL EUDES, A. C.
      Hna. Dioselina Alvarado Durán
      Roldán n. 51, Col. Centro,
      Deleg. Cuauhtémoc.
      CP 06090, México, DF.
      Tel. 5542-6073
      Celular: 04455 1827 5437

      Ana Alicia Ávila Ortega

      Con la llegada de los primeros cinco salesianos a México en 1892 se fundó la obra del Colegio Salesiano en Santa Julia al norte del Distrito Federal, actualmente continúa como centro educativo donde se imparte desde primaria hasta estudios universitarios, incluso alberga el Centro Salesiano de Capacitación Rafael Dondé que es una alternativa para quienes desean aprender un oficio, tener más habilidades y con ello la oportunidad de mejorar su economía.

      Hace 30 años iniciaron estos talleres el Padre José Lázaro y Reyes, el Ing. José López Cervantes, el C.P. Carlos Tavera y el C.P. Mario Ruiz Fernández, quienes comenzaron sus actividades siguiendo la mística y sistema pedagógico de san Juan Bosco, patrono de los niños y jóvenes aprendices. Las primeras clases fueron de carpintería, sastrería y mecánica, actualmente la gama de talleres ha crecido: cerrajería, hidrosanitaria, electricidad, electrodomésticos, aire acondicionado, refrigeración, soporte y mantenimiento de PC, mecánica en general, inyección electrónica, carpintería, electrónica, radio y televisión, computación e inglés.

      Desde 1991 el Padre Austreberto Velasco Sandoval, sdb, dirige esta obra junto con el coordinador, el Prof. Jesús Rodríguez Mejía, quienes motivan el quehacer cotidiano del centro en la teoría y espiritualidad de san Juan Bosco para: “Formar buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

      La población del alumnado está formada por personas que no tienen trabajo o no cuentan con otro medio de subsistencia, empleados que no son bien remunerados en su trabajo, jubilados y quienes desean aprender algo útil. También jóvenes, hombres y mujeres, que dejaron la secundaria o preparatoria; el único requisito es que tengan 15 años o más, por el riesgo que implica el manejo de las máquinas y herramientas. Los niños sólo se admiten en los talleres de computación e inglés.

      El Padre Velasco, director del CSC comentó: “Tuvimos a un alumno muy joven que estuvo en mecánica general, tenía problemas en las escuelas donde estudiaba, de todas lo corrían; gracias al seguimiento que se le dio por parte del maestro y la dirección, logramos que terminara el curso y quisiera regresar a estudiar, actualmente cursa el segundo año de preparatoria”. Y enfatizó el Padre Austreberto Velasco: “Don Bosco se caracteriza por el amor y paciencia a los jóvenes, eso mismo aplicamos nosotros, prevenir antes que castigar, como decía Don Bosco: ‘Si ustedes quieren hacer bien a los jóvenes, ellos tienen que sentirse amados, respetados, queridos’”.

      “También hemos tenido como alumnos a personal de la Secretaría de Gobernación para estudiar cerrajería, somos la única escuela a nivel nacional que imparte técnicamente esta materia con un programa y método. Nos da gusto saber que vienen alumnos de otros estados como Morelos, Puebla, incluso de Veracruz, con el único deseo de aprender y aprovechar la oportunidad de tener un oficio”, externó el director del Centro.

      El Centro se preocupa por la educación integral de sus alumnos y cada mes publica un boletín llamado El Serrucho, que mantiene comunicados a los miembros de la comunidad educativa; además, les proporciona formación humano-cristiana, sin afectar los tiempos de clase.

      Una de las tareas pendientes para los hermanos salesianos es replicar este modelo de capacitación técnica en comunidades donde se requiera. Los salesianos están dispuestos a unir esfuerzos conjugando su experiencia en la organización y docencia con instancias que puedan financiar el proyecto.

      Los talleres tienen una duración de cinco meses, ya sea semanal de lunes a viernes en horario de 18:00 a 21:00 hrs. o bien los sábados de 9:00 a 14:30. El profesorado es experto y con un espíritu de compartir sus conocimientos, las cuotas de recuperación son mínimas y se otorgan becas a los alumnos que lo requieran. Las próximas inscripciones serán del 24 de junio al 20 de julio del año en curso.

      Centro Salesiano de Capacitación Rafael Dondé, IAP
      Director: Pbro. Austreberto Velasco
      Laguna de Tamiahua n. 97,
      Col. Anáhuac, Del. Miguel Hidalgo
      Tel. 55 66 63 91 mañanas
      55 96 46 33 tardes
      austrebertovelasco@hotmail.com
      www.capacitaciontecnicasalesiana.org

      Centro Salesiano de Capacitación Rafael Dondé, IAP

      El Hospital Gustavo Guerrero A.C., mejor conocido como el “Hospitalito”, fue fundado hace 82 años por el sacerdote diocesano y canónigo de la Catedral Metropolitana, el padre Rafael Gustavo Guerrero, en atención a los pobres y desamparados que vivían en la colonia Morelos, quienes pasaban sus últimos días entre la basura sin que nadie se preocupara por ellos y les ayudara a morir dignamente o a ser atendidos con respeto y el más grande amor. Iniciaron con un cuarto rentado y sobre dos petates, se atendía a las personas en sus últimos momentos, a los moribundos que el padre Guerrero encontraba por la calle.

      El hospital actualmente cuenta con 55 camas, 75 doctores de 22 especialidades, 49 enfermeras, 10 secretarias y personal de intendencia. Se brinda atención diaria a 450 personas, se realizan de 300 a 400 estudios de gabinete, aproximadamente. Se practican tratamientos y estudios como quimioterapia, diálisis, densitometrías, tomografías a bajo costo según estudio socioeconómico de los pacientes. Las cirugías realizadas en el hospital tienen un costo hasta diez veces menor incluyendo el tiempo de hospitalización que el paciente necesite.

      La participación de médicos reconocidos de hospitales como Médica Sur o Dalinde, distingue a este hospital, quienes proponen la mejor alternativa de tratamiento especializado al menor costo. En caso de requerir ayuda de hospitales de primer nivel se tienen convenios con el Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología.

      La hermana Verónica Villegas, directora general del Hospital Gustavo Guerrero, nos comentó: “Gracias a Dios contamos con excelente personal médico y jóvenes de amplia experiencia, quienes desinteresadamente ofrecen sus capacidades para beneficio de nuestros pacientes en esta zona tan necesitada de nuestra ciudad. Nuestra misión es dar atención médica humana y de calidad a personas de escasos recursos, que pueden ser vecinos de esta zona o venir de otros estados. Es difícil equilibrar los gastos e ingresos para el funcionamiento del hospital, pero siempre se sale adelante confiando nuestras necesidades a la Divina Providencia”.

      Y añadió: “Cuando llegó al hospital Mary, una joven de 13 años que requería ser operada por diagnóstico de apendicitis, su papá no tenía dinero y tampoco contaba con trabajo. Mary fue intervenida urgentemente y al darla de alta no hubo pago. Después de un tiempo su papá regresó y agradecido explicó que venía a pagar dos veces más el costo de la cirugía de su hija, porque gracias a la atención que se brindó en el hospital su hija estaba sana, no importando que él no tuviera cómo pagar en ese momento, ahora ya contaba con trabajo y quería retribuir el bien que le habían hecho”.

      Otro caso reciente es el de Omar, un niño de 4 años que presentaba un tumor en el cerebelo, originario de Los Altos de Chiapas, vino al Hospitalito con sus papás para ser atendido. Después de haberle practicado una cirugía y de posterior tratamiento, está recuperando el sentido de la vista que había perdido por completo. Sus padres han vivido en el hospital durante todo este proceso con el apoyo de los directivos y personal del mismo, ven admirados el progreso significativo de su pequeño y esperan regresar pronto a su tierra.

      El Hospital Gustavo Guerrero también tiene una escuela mixta donde 65 alumnos cursan actualmente la carrera de Técnico en Enfermería con duración de dos años, una opción de estudio para la población de jóvenes de la colonia Morelos: “Conocemos la situación familiar y económica de estos jóvenes, el que estudien implica un esfuerzo especial, pero tienen el deseo de salir adelante y lo están haciendo” comentó la hermana Verónica.

      De la iniciativa del Padre Guerrero hace más de ocho décadas, surge también la congregación femenina de Misioneras Eucarísticas de Jesús Infante y Nuestra Señora de Fátima, fundada por el Padre Jesús Ramírez Lazcano y la Madre Teresa Dueñas, para continuar la misión de atender a los enfermos y pobres, como lo continúan haciendo sus casas hogar, escuelas y hospitales del Distrito Federal, Guanajuato, Chiapas y Aguascalientes.

      Promoviendo la labor altruista del equipo médico del Hospital Gustavo Guerrero se realiza anualmente una misión de salud a la comunidad de Los Altos de Chiapas, se lleva a médicos especialistas para la atención de hermanos indígenas, donde difícilmente llega la asistencia médica.

      Para que el Hospital Gustavo Guerrero continúe brindado y ampliando sus servicios se requiere invertir en instalaciones, equipo y pago de personal, el apoyo en estos niveles ayudará mucho a la continuidad de su misión. Apoya esta obra de atención médica para nuestros hermanos que más necesitan

      Hospital Gustavo Guerrero
      Dir. Gral. Dra. Verónica Villegas
      Herreros n. 68, Col. Morelos,
      México, D.F., Tel. 57 04 28 92
      direcciongeneral@hospitalito.com.mx
      Ana Alicia Ávila Ortega

      0555Tiene 67 años, se graduó como ingeniero químico por la UNAM, es fraile dominico pero, sobre todo, Fray José Raúl Vera López, OP, nacido en Acámbaro, Guanajuato, es signo de contradicción. México, el 21 de junio de 1945: el obispo Raúl Vera López fue nombrado como serio candidato a ganar hoy el Nobel de la Paz, premio que finalmente no le fue concedido, sin embargo este nombramiento es muy importante.

      Pastor y defensor de los derechos humanos El obispo de Saltillo fue ordenado como tal por Juan Pablo II en Roma el 6 de enero de 1988, según datos de la Diócesis de Saltillo. Asumió su trabajo en la Diócesis de Ciudad Altamirano, Guerrero, el 21 de enero de 1988.

      Atendió a los campesinos y habitantes de las zonas marginadas de las poblaciones de esa Diócesis. Su activismo como promotor de los derechos humanos le llevó a fundar ahí el Centro Social Juan Navarro para atender a los pobres.

      En la Conferencia del Episcopado fue nombrado miembro de la Comisión de Pastoral Social y de la Comisión Episcopal para la Paz en Chiapas, a partir del 10 de enero de 1994, para apoyar el proceso de pacificación y entablar el diálogo con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Fue nombrado obispo coadjutor de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, para trabajar junto a Don Samuel Ruiz, el 14 de agosto de 1995. De modo inmediato colaboró en la elaboración del Directorio para el Diaconado Permanente Indígena.

      Se reconoce su tarea de apoyo al proceso de paz y reconciliación entre los pueblos indígenas de Chiapas y el Gobierno Federal, trabajo fundamental que conjuntamente con Samuel Ruiz hizo posible contribuir a crear condiciones de diálogo entre el Ejército Zapatista y el Gobierno, para que fueran garantizadas condiciones de vida más justas para los pueblos indígenas. Desde entonces hasta hoy, es miembro del Consejo Directivo del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, Chiapas, y actualmente preside la dirección del mismo.

      Incansable mediador y profeta crítico, Raúl Vera se ha constituido en signo de contradicción. Es incómodo para algunas autoridades y miembros de la Iglesia, para otros es un Pastor admirable. Fue nombrado Obispo de Saltillo, Coahuila por el Papa Juan Pablo II el 30 de diciembre de 1999. Inició su tarea pastoral en esa Diócesis el 20 de marzo del 2000.

      Ha trabajado por la implantación de un Plan Orgánico de Pastoral, que promueva una evangelización integral de hombres y mujeres que integran la Diócesis; anima al clero y al pueblo a integrarse en un proceso de Iglesia que incida en lograr un cambio profundo de la realidad social hacia la justicia y la paz. Incansable, fundó el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, en Saltillo.

      Los mineros del carbón han sido acompañados en la defensa de sus derechos por el Obispo Vera, especialmente de las condiciones de seguridad para su trabajo. Accidentes ―antes y después del siniestro del 19 de febrero del 2006 en que murieron 65 mineros en la mina Pasta de Conchos― lo mantienen en la búsqueda por la vida de las personas de la zona, y la justicia a viudas, huérfanos y familias.

      También brinda ayuda a los familiares de personas desaparecidas de manera forzada en Coahuila, quienes integran las Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila. Ha promovido la fundación de dos Casas del Migrante, en Ciudad Acuña, Coahuila (Casa Emaús) y en Saltillo, Coahuila, (Belén Posada del Migrante).

      Con el equipo de Belén Casa del Migrante y el centro Fray Juan de Larios, realiza una defensa de los derechos humanos de los migrantes, con incidencia a nivel nacional e internacional. Denunció la tragedia humanitaria del secuestro de migrantes en México en marzo de 2010 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

      Los premios recibidos Por su incansable labor como defensor de clases marginadas y grupos vulnerables ha recibido muchos premios: 2000: Premio Nacional de Derechos Humanos «Don Sergio Méndez Arceo». 2000: Medalla «Roque Dalton», otorgada por el Consejo de Cooperación con la Cultura y la Ciencia en El Salvador, A.C. 2007: Medalla al Mérito en la Ciudad de México, por su trabajo en la defensa de los derechos humanos, otorgada por el Observatorio Eclesial y la Red Nacional de Derechos Humanos. 2009: Reconocimiento «Samuel Ruiz» en Coahuila, por la defensa y promoción de los derechos humanos en México. 2009: Reconocimiento de «Hijo predilecto de Acámbaro» por el Ayuntamiento de Acámbaro. 2010: «Premio Rafto 2010» otorgado por la Fundación Rafto de Bergen, Noruega, por la defensa de los derechos humanos.

      Después de haber recibido el premio Rafto en Oslo, por “su lucha por los derechos humanos y la justicia social”, salió del teatro donde le dieron el premio a la plaza y, seguido por universitarios, directores de instituciones nórdicas junto a un puñado de mexicanos residentes en Noruega, para realizar una marcha con antorchas encendidas como símbolo y anhelo para encontrar juntos soluciones a la violación de los derechos humanos. Felicidades al fraile y obispo Raúl Vera, crítico, denunciante, racional y humano.

      Defensor de migrantes, indígenas, mineros, víctimas de la violencia y el narco. Caminante que camina con los más pobres y vulnerables.

      986

      870

      Ver revista en línea

      El salario mínimo cada día lo es más, el precio de los alimentos aumenta por diferentes razones y pone en peligro la nutrición de miles o millones. Especialistas coinciden en afirmar que el problema no es de falta de producción, sino más grave aún, una mala distribución.

      Nuestras autoridades se alegran de que algunas inversiones lleguen a nuestro país, porque nuestra “mano de obra” es más barata que en China, donde los trabajadores tienen ahora un mejor nivel de ingreso, sin tomar en cuenta que cada día es más difícil para esos trabajadores y sus familias sobrevivir.

      El destino universal de los bienes es uno de los principios del pensamiento social cristiano, somos administradores de la riqueza que debe compartirse. La concentración de muchos recursos en pocas manos, el desperdicio y el consumismo, avalar sistemas de contratación y remuneración laboral injustos no son compatibles con el estilo de vida cristiano.

      Es urgente replantearnos como sociedad si hemos sido capaces de distribuir de manera equitativa los abundantes recursos —que se agotan rápidamente por el abuso, los fraudes alimenticios y la corrupción— con los que contamos, ya que no es ético que algunos tengan acceso a lo superfluo, cuando la mayoría no puede responder a las necesidades básicas.

      843

      1131

      Ver revista en línea

      Las nuevas generaciones de “nativos digitales” viven el auge de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación), sobre todo las redes sociales que, sin duda, son signos de los tiempos que sin negar sus beneficios, propician una despersonalización acelerada; la virtualidad nos atrapa y nos enajena de una realidad que muchas veces se complica cada vez más por no enfrentarla.

      Jóvenes satisfechos pero vacíos, con quienes compartimos el desafío de no caer en el consumismo que no considera la dignidad humana, convirtiéndonos en objetos de uso o de consumo. Muchas empresas que antes fabricaban productos o daban algún servicio, ahora crean necesidades.

      Una de las características de la cultura líquida es, como decía Ortega y Gaset respecto de las masas, su completa renuncia al esfuerzo y la glorificación de la mediocridad.

      Otros niños y jóvenes son violentados por la pobreza, la falta de oportunidades, la necesidad de dejar su lugar de origen y no les queda otra “salida” más que la violencia misma.

      La pregunta es: ¿Qué futuro estamos construyendo? ¿Qué tipo de sociedad y relaciones proponemos a las nuevas generaciones? ¿Qué modelos de vida tienen a su alcance —políticos corruptos, injusticias a todos los niveles, maestros disidentes—? ¿Qué sistema educativo ofrecemos para contrarrestar esta sociedad líquida?

      La propuesta es “recomenzar en Cristo” (Ap 41), crear juntos las condiciones necesarias para que todos los jóvenes y niños cumplan los deseos más profundos de todos los seres humanos: tener un hogar, sentirse amados y pertenecer a una sociedad que los enriquece y acompaña para recuperar la solidez y por lo tanto la confianza que nos son indispensables para encontrar la plenitud.

      Destacados