RESEÑA La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana

RESEÑA La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana

1433

 Loaeza, Soledad, La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana, México, Centro de Estudios Internacionales, El Colegio de México, 2013, 289 pp.

Quien aspire a ser cura católico hará bien en aprender a respetar las pequeñas formalidades de la Iglesia”.

El comportamiento de la Iglesia católica siempre es difícil de entender. Se pueden hacer varios acercamientos con distintos lentes; por un lado, podemos verla como una organización vertical o jerárquica, de igual manera, la podemos observar como un actor más dentro del sistema político pero, también, nos podemos poner los lentes para mirarla como institución cultural y política. En el caso mexicano en particular, se hace más interesante esta reflexión dado que se presenta un fuerte catolicismo en nuestro país; por esta razón, no resulta extraño que los valores que presentan una mayor presencia dentro de la sociedad se encuentren estrechamente ligados con las fuentes de poder espiritual de la Iglesia. Afortunadamente, para entender lo complejo del tema, la Dra. Soledad Loeaza presentó en El Colegio de México su más reciente publicación que se intitula La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana. Este libro tiene el objetivo, nada fácil, de reconstruir el largo camino de treinta años que llevó a la reincorporación (o, como dijera nuestra reseñada, la restauración) de la Iglesia católica en el sistema político mexicano. El libro está compuesto de una muy puntual introducción en done se expone, en primer lugar, una visión panorámica del texto y, en segundo lugar, el proceso de elaboración del libro. Esta introducción está seguida de quince capítulos que recorren el papel de la Iglesia católica en América Latina, hasta la identificación de la sociedad laica y sus enemigos.

            La Dra. Loaeza lleva alrededor de veinte años dedicados al estudio serio y riguroso de la Iglesia católica. Dada las líneas de investigación que siempre ha mantenido nuestra reseñada, podemos inferir que el interés por el estudio de la Iglesia católica no es nuevo; a mi manera de ver, este tema tiene un trasfondo en el seguimiento a los orígenes del poder conservador en México. Es bueno recordar que nuestra autora es una de las plumas más calificadas para entender la historia del Partido Acción Nacional(PAN) y, por lo tanto, se topó de manera casi inevitable con el tema del conservadurismo en nuestro país, que es inherente a la figura de la Iglesia católica. Es importante subrayar que el libro reseñado es una compilación de artículos en un solo volumen. La mayoría de estos artículos se habían publicado en revistas extranjeras y nacionales, siendo las nacionales:  Foro internacional, Estudios políticos, Nexos, Revista mexicana de sociología, entre otras, así como también forman parte de capítulos de libros y que la autora se dio a la tarea de reunir en un solo volumen; es por eso que la utilidad de este libro se expresa en palabras de la Dra. Loaeza, “al hacer una lectura de conjunto de estos artículos, descubrí que estaban vinculados por las líneas de un recorrido que seguía una lógica propia, y que perseguía una meta. Era una historia que se podía contar: la del regreso de la Iglesia católica a la vida pública en México”.

            La lectura del libro no se pude hacer de manera lineal o de corrido, porque a pesar de que en los textos podemos encontrar un hilo conductor, no presentan una continuidad histórica. Así, pasamos del estudio de la Iglesia católica en América Latina en el siglo XX a unas notas para el estudio de la Iglesia en el México contemporáneo.  Pasamos también del reformismo autoritario (1970-1982) a entender el papel de la Iglesia y la democracia en México. Sin embargo, nos topamos muy rápidamente con la actualidad. En este sentido, nos encontramos con el estudio que analiza los costos de la institucionalización (1988-1994) y el porqué Chiapas se convirtió en el talón centroamericano de la Iglesia en México, para pasar a dos temas por demás sugerentes: la secularización de la identidad femenina, que de acuerdo con Loaeza se debe reflexionar si representa una derrota para la Iglesia, y la identificación de la sociedad laica y sus enemigos.

La propia autora —y yo comparto su opinión— considera que la Iglesia católica en la experiencia mexicana es una institución política que ha desafiado, y sostenido a la vez, los pilares del gobierno en la sociedad. Sin embargo, ¿podemos considerar que el regreso de la Iglesia católica sólo obedece a los valores conservadores imperantes en una sociedad como la mexicana? No. De acuerdo con Loaeza, el factor principal que sirvió de catalizador fue el prologando proceso de transición que puso fin a la hegemonía del PRI, generando un contexto favorable para que la Iglesia católica gozara de una autonomía plena. Esta restauración obedeció, ante todo, al desarrollo de dos procesos paralelos: por un lado, uno relativo al régimen político, y por el otro, uno de orden eclesial, respectivamente. Es decir, primero se tenía que desmantelar la hegemonía del PRI para generar condiciones favorables a la competencia dentro del sistema de partidos, la aparición de un pluralismo político en la sociedad y, por consiguiente, la formación de un nuevo sistema político. Por el lado eclesial, el pontificado de Juan Pablo II —marcado fuertemente por una ofensiva antiautoritaria—  vino a cimbrar las raíces del catolicismo en el mundo entero y, en el caso particular de México, reforzó la complicidad equívoca[1] que se había mantenido como la regla para mantener estables las relaciones entre la Iglesia y el Estado, hasta por lo menos los años 90’s.

            Las relaciones entre el Estado y la Iglesia siempre han tenido piedras en el camino que han generado enfrentamientos y rivalidades. La legislación anticlerical con la que nació el Estado emanado de la Revolución Mexicana provocó también marcadas divisiones y antagonismos. Sin embargo, es a partir del gobierno de Manuel Ávila Camacho cuando estas relaciones pasan de la confrontación a la complicidad equívoca, y sobre todo, es gracias a que México transita a un régimen democrático con pluralismo político y diversidad social a que la Iglesia recupera su plena autonomía dentro del sistema político. En suma, el libro de la Dra. Soledad Loaeza puede parecer que está dirigido únicamente a especialistas en el tema o personas que se encuentren involucradas en la Iglesia o procesos eclesiales pero, a mi manera de ver, esta obra constituye una excelente combinación de las herramientas propias de  la historia y de la ciencia política que dan como resultado una valiosa obra de historia de México, en done podemos conocer gran parte de nuestra historia contemporánea que va de 1940 a 1990, todo esto de la mano de una de las más calificadas especialistas en esta área de estudio.

“Daniel Osvaldo Jiménez Carrada

Lic. Ciencia Política y Administración Pública. UNAM, FCPyS.

CITAS
1 Guillermo Prieto, Alma, “El Papa rebelde”, en Nexos, año XXXVII, agosto de 2014, número 440, pp. 18-26.
2 En la nota al pie de página num. 4, de la página 47, se explica que esta noción de complicidad equívoca ha sido elaborada por Guy Hermet. Véase el capitulo 2 que lleva por titulo “El estudio de la Iglesia en el México contemporáneo”, pp. 45-62.

Artículos similares