SS Francisco

SS Francisco

815

Ver revista en línea

Jorge Mario Bergoglio, argentino de ascendencia italiana, jesuita fraguado en el trato personal con Dios y con los hermanos, es producto de la suigéneris relación entre la Iglesia y el Estado en su país. El primer obispo de Roma latinoamericano, considerado por algunos como conservador en lo moral y de avanzada en lo social.

En pocas semanas ha captado la atención de la humanidad entera con mensajes tan claros como: “pido oraciones por quienes son responsables del bien común, para que Dios les ilumine sobre cómo erradicar la pobreza en el mundo de modo que cese el sufrimiento de tantas personas que pasan necesidad” o “acuérdense de Jesús quien reina desde la cruz como respuesta a la idolatría que nos propone el mundo de hoy, ya sea en forma de consumismo o narcisismo, y que nos impide adorar al único Dios”.

Con una visión muy clara de la misión evangelizadora de la Iglesia que sale de sí, también nos advierte sobre la autorreferencialidad, que provoca que pensemos que brillamos con luz propia, lo que nos acerca a la mundanidad espiritual donde vivimos para darnos gloria los unos a los otros.

El Papa Francisco nos invita a estar pendientes para no dejarnos llevar por la cultura que se propone como conducta social caracterizada por el relativismo y en cambio vivir intensamente nuestro caminar cristiano hacia el Señor.

En el año de la fe con la esperanza puesta en Cristo, su ejemplo nos interpela a vivir más intensamente el amor que se expresa en la atención y ayuda a nuestro prójimo.

Artículos similares