Ya me cansé (Fragmento)

Ya me cansé (Fragmento)

1174

Era la pulsión del pasado, que vomitaba en sus jugos autoritarios la violencia, el fuego, la impunidad. Era el poder absoluto, absorto en su propio reflejo. Narciso anticipando su muerte al desconocer la otredad. Cuando una voz rompió el silencio, y una consigna nos logró despertar: Ya me cansé.

Complicidad, ineptitud, indiferencia formas distintas de ser insensible al dolor; formas iguales de sumir al pueblo en indignación; formas diversas de decir: “fue el Estado quien los mató”. Y cansa… cansa su torpeza,
su falta de voluntad, cansa su ambición desmedida, cansa su puerilidad, su cinismo nos cansa que se cansen de no hacer justicia.

Cansa escuchar el número de muertos 43, 22, 80 mil, para el Estado, sólo cifras. Cifras de la morgue, cifras de expedientes, cifras que no hablan la profundidad de la tristeza. Que callan la inmensidad del dolor, que esconden el rostro insondable de su ausencia. Cifras que no cuantifican el llanto de la madre, ni registran los besos ahogados de la novia, ni suman las risas extraviadas de los amigos. Cifras, quisieron convertirlos sólo en cifras. Pero aún nos queda su recuerdo, la rabia, y este irascible deseo de justicia. Ya me cansé.

Protestaron los padres, cuando quisieron verles la cara, para calmar su exigencia ¡Ya me cansé!
increpamos todos, cuando caímos en cuenta que la insubordinación hace la diferencia. ¡Ya me cansé! Gritó un pueblo enardecido que levantando el puño aprendió, a hacer su esperanza de la tragedia, y un nuevo mundo desde la indignación.

Ya me cansé, ¡es cierto!, Pero este cansancio es de hartazgo y no de pasividad. Este cansancio es rebeldía, y no insumisión. Este cansancio es fuerza, no desolación. Este cansancio es lucha, propuesta, comunidad en construcción. Porque podrán incinerar nuestros huesos, pero no harán cenizas nuestro corazón.

José Luis Gallegos