• EoF México

De Francisco al universo económico


¿Qué fue primero, la teoría o la realidad? Ésta es una pregunta que vale la pena hacerse, sobre todo cuando se habla de economía, pues en muchos casos existe la tendencia a adecuar la realidad a lo que dice la teoría, aplicando modelos estandarizados a diestra y siniestra, simplemente porque “así es”.


Se suele partir de ciertos paradigmas, tales como el homo economicus, o sea, el hombre egoísta como sujeto de la economía, el carácter monetario de esta ciencia por encima de su naturaleza social, o la presencia de utilidades como fin de la empresa. Cuando la teoría se fundamenta en este tipo de presupuestos de forma incuestionable, la realidad se trastorna, así como el criterio de quienes la viven y la estudian.


Es por ello que la Economía de Francisco llegó a revolucionar el mundo económico. En primer lugar, porque se atreve a cuestionar las “verdades” absolutas que condicionan el pensamiento de hoy. Pensar en una economía diferente, un modelo económico que sea “fruto de una cultura de comunión”, como decía el Papa desde su carta de invitación a los jóvenes, requiere poner bajo la lupa todo, comenzando por los principios básicos, tales como el poner a las personas al centro (dando especial énfasis en los descartados) y el cuidado de la casa.


En el discurso todo suena bien, y suena aún mejor cuando se construyen teorías en torno a esto, pero… ¿qué pasa después? Hacer teoría con estos principios y esperar que en la realidad se cumplan por el simple hecho de estar escritos sería caer en el reduccionismo de siempre. Y es aquí donde radica una de tantas genialidades que ofrece este movimiento económico, y que rompe el círculo vicioso: la teoría parte de la realidad y está respaldada por esta. Para ello basta ver los testimonios de los participantes, algunos de los cuales fueron compartidos durante el evento de noviembre pasado. Todos ellos se atrevieron a pensar fuera de la caja y obtuvieron resultados, y esto dio material para muchos estudios de caso en trabajos de investigación.


Por otra parte, si en la práctica una economía diferente, humana y basada en el amor recíproco funciona, ¿qué sentido tiene escribir también al respecto? Porque el mundo académico es también un pilar fundamental en la búsqueda de la verdad, pero no puede encontrarla por sí misma, sino que necesita del testimonio y de la práctica. Teoría y realidad deben estar en constante diálogo y edificarse juntas para tener un impacto real en el presente y el futuro.


Por todo esto, la labor tanto de académicos como de empresarios, changemakers, trabajadores y de todos es tan valiosa para construir la propuesta integral de la Economía de Francisco, que se va diversificando cada día más. Y esta propuesta se va plasmando en diferentes proyectos y propuestas que empiezan a permear en todos lo campos y aspectos de la economía. Para ahondar al respecto, se puede consultar la página de The Economy of Francesco.


Juan Pablo Bueno Hernández

Coordinador en México de la villa CO2 de las desigualdades

41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo