El diálogo en la educación, como camino para tejer relaciones de crecimiento intercultural y social.

Quiero compartir por medio de este blog, que participo en un grupo de investigación donde trabajamos con los diálogos. En este grupo le llamamos diálogos socráticos, partiendo de la premisa de como Sócrates, logró enriquecer a los demás con su cuestionamiento, ayudando a hacer un análisis crítico personal y social. De esta manera lograba contribuir en el conocimiento.


Al formar unos grupos de diálogos, fomentamos el encuentro entre personas y con ello tejemos relaciones que apuntan a nuestro crecimiento intercultural y social. Esto es que inscriben a una educación de participación social.



¿Porqué? Compartiendo nuestros pensamientos e ideas con los demás y escuchando y siendo escuchados de manera activa nos permitimos profundizar en nuestra forma de mirar el mundo junto con la forma en la que otros lo miran. Esto nos irá construyendo recíprocamente pues amplía nuestros horizontes y los de los (las) interlocutores, generando así el crecimiento intercultural. Cuando hablamos desde el corazón, logramos hablar desde lo más hondo de nosotros mismos y con ello desligar nuestros prejuicios y abrirnos sin expectativas al otro.


Al altero centrarnos, poner nuestro centro en el otro, nos abrimos de manera sincera y en confianza con él o la dialogante, formando vínculos y encuentros importantes para nuestro crecimiento humano.


Esto nos invita a transformarnos con los y las demás, puesto que al compartir perspectivas nos enriquece, nos provoca, nos deja tareas y se puede decir que posteriormente impulsa a actuar de manera más humana, porque no solo actuamos desde nosotros sino con los y las otras.

Por tanto, al desligar nuestros intereses y prejuicios, nos reconocemos iguales, empatizamos, además de unirnos.

La riqueza del diálogo esta en la apertura y entrega, que pongamos en éste. Los seres humanos somos como dice Javier Melloni, seres perspectivales, solo podemos acércanos a la realidad desde nuestro ángulo particular. Percibimos desde nosotros con ello actuamos, siendo que con los diálogos ampliamos nuestra perspectiva con las diferentes experiencias.


Con esto, los invito a no olvidar el diálogo para fomentar así la calidad de nuestras relaciones, es decir tejer vínculos interculturales y sociales.


Hagamos más charlas sinceras y abiertas y así siempre estaremos creciendo, como humanidad.

____________________________________________________



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo