• Académicos IMDOSOC

Día de la Tierra, pandemia y cuidado de la casa común

Esta semana conmemoramos el Día Internacional de la Madre Tierra. Los cristianos hemos asumido una postura de cuidado de la casa común dados los efectos devastadores de esa falta de cuidado y convivencia armoniosa de los seres humanos con el medio ambiente. Estos efectos devastadores están siendo especialmente acelerados por la pandemia. Por ello hacemos una breve reflexión a partir de la propuesta del Papa Francisco y su carta Laudato si'.


Desde el inicio, el pontificado de Francisco se ha caracterizado por asumir la opción evangélica por los pobres y oprimidos entre los que sitúa, sin duda, la hermana-madre Tierra como la llama el papa Francisco en Laudato si'. Desde entonces, Francisco comenzó a enviar mensajes para animar a pensar y poner en acción lo que implica la radicalidad del Evangelio encarnado en los sencillos y humildes.


Ser el Papa de los pobres significa, siguiendo al teólogo Leonardo Boff, asumir “el grito de la tierra” que es también “el grito de los pobres”. Por ello, ponerse del lado de la hermana y el hermano que sufre, es estar junto a los clamores de los diversos ecosistemas, dañados