top of page

Cuántas veces hemos oído esta queja en labios de hombres y mujeres al enterarse de que su matrimonio era nulo.

En efecto, los católicos de a pie están desorientados. Los prejuicios e ignorancia, fruto de los pastores y de las insidiosas campañas en contra de la Iglesia, han contribuido a ello en gran manera. El daño que se les ha hecho y se les sigue haciendo es incalculable.

El hecho es que, después de un largo siglo de divorcios, existen en México centenares de miles de matrimonios rotos, muchos de las cuales se han vuelto a casar por lo civil tras conseguir la disolución. Estos miles y miles de mexicanos católicos se encuentran en una situación irregular, tal como las llama Juan Pablo II en la Familiaris Consortio (n. 84). Frente al fracaso, ayuda y orientación. Si un matrimonio fue nulo desde el primer momento, las personas que se encuentran en esta situación no tienen por qué seguir viviendo juntas, ya que no son ni nunca fueron marido y mujer. Sólo lo eran aparentemente. Todo fue un error que debe corregirse.

Los matrimonios que nunca existieron

$145.00Precio
    Página del producto: Stores_Product_Widget
    bottom of page