• Alejandro Aguilar

La austeridad cobra vidas


Conforme entramos al año, la pendiente se vuelve más pronunciada. No se trata de la tradicional cuesta de enero, sino de otra curva con consecuencias mucho más catastróficas. Para quienes habíamos pensado que lo peor se había quedado en 2020, la constatación no es grata. En México se está alcanzando “un nuevo pico” de la epidemia que, vista en términos generales, nunca dejó de crecer. Al 17 de enero, la pandemia se resume en 3 simples datos: 1.63 millones de personas contagiadas, 1.21 millones recuperadas y más de 140 mil defunciones.


Por más que se insista, la pandemia no es tan democrática como se piensa, pues afecta siempre a quienes menos tienen: el 71% de los muertos por Covid-19 entre mayo y junio de 2020 tenían escolaridad primaria o inferior.