Humildad para aceptar

Aceptar nuestra ignorancia y reconocer lo mucho que podemos y aún nos queda por aprender, ante lo que se ha vivido a nivel mundial estos últimos dos años y qué caminos deberá tomar la nueva educación, que humaniza y busca el equilibrio de la cuaternidad ecológica, hace que nos hagamos muchas preguntas como docentes.


El Papa Francisco nos ha dicho que debemos ser competentes, calificados y, al mismo tiempo, ricos en humanidad, capaces de estar entre los estudiantes para promover su crecimiento humano y espiritual. Que debemos aunar, cualidad de enseñanza y capacidad de atención y cuidado amoroso de las personas. Y para lograrlo es necesario que nos formemos de manera permanente.

La historia de la humanidad nos ha demostrado que ante las adversidades, potenciamos nuestras capacidades para adaptarnos a las nuevas circunstancias, desarrollando y creando soluciones a las necesidades que surgen. Esta capacidad de adaptarnos a las nuevas exigencias nos permite avanzar y evolucionar como individuos y como sociedad; así como activar iniciativas encaminadas a proponer nuevos estilos de vida en respeto de las generaciones futuras.


El número seis de los compromisos del Pacto Educativo Global que dice “Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral”, nos invita a analizar la forma en la que nuestros estudiantes, sin importar el grado que cursaron durante la pandemia de Covid-19, respondieron a las llamadas clases en línea.


Clases en linea duramte pandemia
Pacto Educativo Global y la respuesta a las clases en línea

Una mirada a esta situación, que no debemos dejar atrás, está claramente presentada en el documento escrito por el Dr. Javier Sierra titulado: Hacia una nueva normalidad educativa en: https://alexandria21.digital/misdocumentos/boletines/2021-1021.pdf


Los invitamos a leerlo y a reflexionar cómo vamos a restituir lo que les faltó a nuestros estudiantes en especial, los que no tuvieron las mismas oportunidades y a los más pequeños, ya que al haber aceptado adherirnos al Pacto Educativo Global lo que sí queremos es comprometernos con valentía para dar vida a un proyecto educativo, invirtiendo nuestras mejores energías e iniciando procesos creativos y transformadores en colaboración con la toda la sociedad civil.


Juntos podemos lograrlo.

¡Hasta la próxima!

14 visualizaciones1 comentario