top of page
  • Foto del escritorIMDOSOC

Emeritus Fake New

Por Erick Adrián Paz

"El Papa emérito Benedicto XVI ha muerto".


Unas palabras junto a una fotografía fueron suficientes para llamar al caos a personas y a medios masivos de comunicación que se jactan de su profesionalismo y seriedad.



En pocos minutos ―30, para ser precisos― la noticia, que se lanzó a través de un tuit y se replicó de forma escandalosa, comenzó a ponerse en duda por periodistas expertos como la vaticanista Valentina Alazraki, lo que nos muestra el gran alcance que tiene aquello que llamamos Fake News.



Una muestra es el rastreo de tendencias en Google. De mínimas búsquedas de las palabras “Benedicto”, “Papa” y “Benedicto XVI” siete días atrás, la primera y última (en azul y amarillo del gráfico) se multiplicaron prácticamente por 100. Un solo tuit tiene el poder de movilizar a todo un ejército digital.


Muy bonito, pero, ¿qué es una Fake New?


Traducido textualmente, una Fake New es una noticia falsa. Aparentemente esta definición podría ser suficiente, pero no lo es porque, para existir, una Fake New se debe enmarcar en un contexto muy específico, con temas suficientemente aceptados y controversiales que le permitan viralizarse y crecer al infinito. Una Fake New es la noticia y sus circunstancias.

Frasua Esquerra, especialista egresado de El Colegio de México, explica que es un término polisémico, aún controversial y en disputa académica. Quienes pueden dar una definición más o menos consensuada son Edson, Tandoc Jr., Zheng Wei Lim y Richard Ling (2017), ellos critican la forma simple de entender una Fake New como aquel artículo noticioso intencional y verificablemente falso y que podría engañar a los lectores; con ello se presumen dos motivos que le permiten su existencia: financieros e ideológicos.


¿Qué motivos tiene difundir la muerte de Benedicto XVI? Aparente, simple y llanamente, provocar caos.

La misma cuenta que difundió la noticia, 51 minutos después de hacerlo bajo el nombre de Georg Bätzig, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, y de juntar 14 mil seguidores con tan sólo cuatro twitts, puso fin al caos: "Cuenta falsa creada por el periodista italiano Tommasso Debenedetti". El creador del engaño fue su verdugo.



Edson y compañía reconocen seis motivos para crear una Fake New: sátira, parodia, fabricación, manipulación, publicidad y propaganda. En este caso, Debenedetti ha “creado” otras noticias falsas como la muerte del escritor Mario Vargas Llosa o de Isabel Allende y ha inventado más de 80 entrevistas a personajes famosos que se han replicado en medios prestigiosos de todo el mundo. Él mismo ha declarado que lo hace por diversión y fama, como un reto a los medios serios, a las personas.


Y es tan facil caer…


Es común ver materiales que nos enseñan a combatir las Fake News. Los tips se pueden sintetizar en los siguientes puntos:

1. Verificar la fuente. Constatar que la noticia venga de un medio reconocido o un personaje con cierta autoridad en su campo.

2. Rastrear el origen de la noticia, o confirmarla en otra fuente. De preferencia acudir a un organismo o institución con autoridad para ratificar o desmentir.

3. Revisar que la información se encuentre actualizada. Por ejemplo, constatar que no sea una noticia de años anteriores.

4. Analizar el impacto que pueda causar al compartir. Si es una Fake New, buscará generar algo más que sólo informar.

5. Señalar si una noticia es falsa o si se tiene duda de ella.

6. Desconfiar.


Sin embargo, si algo nos enseñó la noticia de la muerte de Benedicto XVI es que estos puntos pueden romperse con facilidad: los medios reconocidos, políticos, artistas, literatos compartieron la noticia, lo que le dio fuerza; esto provino de un tuit reciente de un perfil aparentemente oficial, con un mensaje conciso que no aparentaba otras intenciones y con un organismo oficial (el Vaticano) que no confirmaba ni desmentía la noticia. Uno de los primeros medios en desmentirla fue ACI Prensa, con más de una hora de diferencia.


Esto nos pone en jaque sobre qué poder real tenemos al momento de identificar y compartir información pensada para ser creída, compartida, viralizada… Porque a veces tampoco hay tiempo para sentarse a verificar toda información que provoque duda.


________________________________________________________________________________

Referencias


Edson C. Tandoc Jr., Zheng Wei Lim & Richard Ling (2017): Defining “Fake News”, Digital Journalism, DOI: 10.1080/21670811.2017.1360143

Redacción Milenio (11/07/2022), “Tommaso Debenedetti, el mentiroso detrás de la muerte ‘fake’ de Benedicto XVI”, Milenio. Disponible en: https://www.milenio.com/internacional/tommasso-debenedetti-autor-falsa-muerte-benedicto-xvi

bottom of page